Municipales de Allen paralizaron la actividad

Los agentes coparon el corralón y hubo mucha tensión
Trabajadores del corralón municipal de Allen mantenían ayer paralizada toda la actividad de esa dependencia. Reclamaban junto al gremio ATE que el Ejecutivo les entregue de inmediato la indumentaria necesaria para trabajar adecuadamente. La intendenta, Sabina Costa, dio plazos para ello pero la respuesta no conformó a la mayoría de los agentes, que decidieron seguir con la protesta. La ciudad rebalsaba de basura domiciliaria porque no permitían la salida de los camiones recolectores.

El corralón municipal fue ayer el epicentro de un conflicto sindical que no pudo destrabarse, pese a que las partes dialogaron. Un grupo de obreros municipales acompañados por los dirigentes de ATE, decidieron iniciar una medida fuerza para reclamar por dos cuestiones: que el municipio les entregue la indumentaria de trabajo reglamentaria y, por otro lado, reclamaron que se traslade a septiembre un porcentaje del aumento salarial anual ya definido, el cual su incorporación al básico había sido pactada para enero de 2013.

Cerca de las 9 de ayer la secretaria de Obras y Servicios Públicos, Lisa Mir, pidió a los dirigentes sindicales y a los empleados que liberen el portón de acceso al corralón y que respeten la voluntad de los trabajadores que no quisieran plegarse a la medida.

Hubo algunos funcionarios como la presidenta del Tribunal de Cuentas, María Carrasco, que en vez de apaciguar las aguas, protagonizó un caldeado diálogo con la secretaria general de ATE, Rosa Ñanco. Unos minutos antes los funcionarios habían retirado los neumáticos que impedían el paso y abrieron el portón del corralón para que saliera un camión recolector que era conducido por un empleado que sí quería trabajar.

El camión no pudo salir porque dos obreros comenzaron golpear la puerta del rodado y a increpar al chofer del recolector. Lo mismo hicieron con el corresponsal de "Río Negro", a quien uno de ellos reprendió y amenazó para que no fotografiara esa situación.

Cerca del mediodía Costa arribó al corralón y pidió plazos para la entrega de la ropa, indicando que había realizado una resolución ad referéndum del Legislativo para comprar de manera directa la ropa.

Ayer por la tarde y por pedido de Costa, la secretaría de trabajo llamó a las partes a una convocatoria voluntaria para que se inicie un diálogo en el ámbito de ese organismo. La reunión se realizaría a las 12 en la sede de Trabajo de Allen.

Comentá la nota