Los municipales comenzaron el paro, pero no hubo diálogo

Empleados de las diversas dependencias de la Municipalidad de Salta iniciaron ayer las medidas de fuerza que habían anunciado la semana pasada. Hubo paro y movilización.

Alrededor de 400 empleados se reunieron, cerca de las 9, en la Dirección de Tránsito y marcharon por calles céntricas hasta llegar al Centro Cívico Municipal, donde esperaban poder reunirse con funcionarios del Ejecutivo para dialogar sobre los puntos principales del reclamo: blanqueo e incremento salarial, mejoras en las condiciones de trabajo y otras.

Antes de las 11 los manifestantes llegaron al edificio de Paraguay al 1200 y se encontraron con efectivos de la policía que les impidieron el ingreso pero permanecieron en el lugar a modo de asamblea.

Puertas cerradas

Cuando culminó, algunos optaron por regresar a sus puestos de trabajo, pero se les prohibió la entrada -

según Carlos Berni- obedeciendo las directivas de la Secretaría de Gobierno, Gisella Moreno.

“Estamos en un país democrático y el CCM es un edificio público, además movilizarnos y hacer paro es nuestro derecho. Al cerrar las puertas no sólo se nos está prohibiendo el ingreso, sino que se está actuando de manera absolutamente arbitraria”, dijo Pedro Serrudo a El Tribuno.

Un rato antes, y en diálogo con este matutino, Moreno afirmaba que durante la jornada se iba a realizar una reunión entre representantes de la Unión de Trabajadores Municipales y algunos funcionarios del Ejecutivo, entre ellos Pablo Gauffín. “Estamos dispuestos a dialogar para que este tipo de medidas de fuerza no perjudique no sólo a los vecinos ni a los empleados que optan por continuar trabajando con normalidad. Los estamos esperando para finalmente poder conversar con ellos”, decía Moreno.

Comentá la nota