Los municipales y el Ejecutivo exhiben gran distancia en la negociación salarial

Los municipales cumplieron con una alta adhesión la huelga convocada para reclamar un aumento inmediato del 20% en sus haberes. El Ejecutivo calificó al reclamo como inviable y argumentó que implicaría una suba interantual del 52%. Aunque distantes, ambas partes invitan al diálogo.

El Sindicato de Trabajadores Municipales demostró tener intenciones de defender con firmeza su reclamo por obtener un incremento salarial inmediato del 20% durante el primer semestre de este año, a pesar de haber recibido una categórica negativa del parte del Departamento Ejecutivo, el cual calificó a la demanda como de "imposible cumplimiento". "Nosotros vamos a seguir con nuestra posición", aseguró ayer el secretario de prensa del sindicato, Hugo Poli, al promediar una jornada de huelga que contó con una amplia adhesión y que, según parece, será la primera manifestación pública de una ardua y laboriosa negociación, durante la cual podrían producirse nuevas medidas de fuerza. "Si quieren hacer una contrapropuesta que la hagan", agregó.

De todas formas por el momento las posturas de ambas partes paracen estar demasiado distantes. El STM cumplió ayer con un paro que afectó a todas las dependencias municipales y que tuvo como excepción la realización de algunas guardias mínimas en ciertas áreas sensibles como Salud, Tránsito o Defensa Civil. El gremio y el Departamento Ejecutivo habían iniciado una negociación salarial en diciembre en cuyo transcurso quedaron cristalizadas posturas bien diferentes.

Por un lado el sindicato decidió mantener inamovible su planteo de obtener un aumento del 20% retractivo al 1 de enero para este semestre. Por su parte el Ejecutivo si bien aceptó el procentaje, propuso desdoblarlo abonando un 12% a partir y un 8% a partir de mayo.

La falta de acuerdo llevó a que el sindicato resolviera días atrás en una asamblea declararse en estado de alerta, programando una serie de medidas de fuerza.

Como primera manifestación de su desacuerdo ante la postura de la gestión del intendente Gustavo Pulti se dispuso realizar ayer un paro por 24 horas, el cual tuvo un muy alto nivel de acatamiento. Pero ya existen previstas otras medidas, que incluyen la realización de un nuevo paro entre el 11 y el 12 de febrero que viene. Durante la jornada de ayer Poli defendió el reclamo que está realizando el STM, asegurando que no se trata de un pedido "caprichoso". El sindicalista destacó además la magnitud que tuvo la medida de fuerza e hizo notar que, en el caso de no haber un acuerdo, ya está previsto un recrudecimiento de la protesta.

A pesar de la firme postura que está exhibiendo el sindicato, Poli destacó que existe voluntad de diálogo y que las autoridades del STM siguen dispuestas a analizar alternativas. En este contexto ayer el Ejecutivo dio su propia versión sobre la evolución de las negociaciones, a través de una conferencia de prensa encabezada por el secretario de Economía y Hacienda, Daniel Pérez, en compañía de varios funcionarios.

Allí Pérez aseguró que otorgar un aumento del 20% de manera inmediata sería algo "inviable e irresponsable" que pondría el jaque a la economía y las finanzas del municipio. "Sigue existiendo la posibilidad de un acuerdo y por eso vamos a seguir dialigando pero también planteamos que un aumento debe ser sustentable, en especial en un año electoral donde existe la posibilidad de que en el futuro haya un nuevo gobierno", señaló el secretario. Esta frase no habría sido pronunciada al azar. Más bien fue vista como como una alusión a la decisión del ex intendente Daniel Katz de otorgar una suba del 40% en una bonificación en el año 2007, lo que generó un fuerte impacto en el presupuesto de los años subsiguientes.

"No se va a dejar ninguna herencia no querida. Y si la ciudadanía le da continuidad a este equipo de gobierno, tampoco vamos a ser tan inconscientes de generarnos una situación que a futuro pueda ser insostenible o inviable?, remató Pérez. Además de eso el funcionario sostuvo que acceder a la actual petición del STM significaría para los municipales acceder a un aumento salarial interanual del 52%, sin contabilizar otros beneficios, como la reciente decisión de incrementar de un 1% a un 3% la bonificación por antigüedad.

Coment� la nota