Municipales de Junín volvieron a cortar la Ruta 234

En el portón de la casa del intendente Juan Linares apareció un afiche con una amenaza. Se hizo la denuncia.
Medio centenar de trabajadores contratados y monotributistas desplazados del municipio por el ajuste de gastos, volvieron ayer a la ruta 234 con un corte total sobre el puente del río Curruhué.

En tanto, un amenazante cartel en papel afiche fue pegado al portón de acceso a la vivienda del intendente Juan Linares, ubicada en barrio Lanín. El texto, entre duras increpaciones, advertía al jefe municipal que "cuide" a su familia.

El cartel fue colocado por una persona no identificada (sería una mujer) según testimonios, y se ignora si tiene relación con las protestas en marcha. La esposa de Linares realizó una presentación policial y el texto fue retirado.

Conviene recordar que las nuevas autoridades municipales del Frente Juninense encabezado por el PJ y el UNE, sostienen que recibieron un municipio quebrado, que exige reducir el desborde de gastos. El déficit fue estimado en 600.000 pesos mensuales y su principal componente es la masa salarial.

Por su parte, la medida de fuerza sobre la ruta obedece a que "a una semana de las promesas que nos hicieron en Neuquén, no tenemos nada. Ni obra pública para trabajar ni ayuda para pasar las fiestas", dijo a este diario Flavio Pereyra, uno de los voceros de la cooperativa de trabajo.

El piquete se inició pasado el mediodía con quema de cubiertas y una larga cola de vehículos a un lado y otro del bloqueo.

La bronca de conductores y pasajeros también se hizo visible con fuertes discusiones.

El piquete vino precedido de dos acciones similares.

La pasada semana y en el mismo lugar, monotributistas y desempleados de la cooperativa de trabajo que venía prestando servicios al municipio por obras delegadas, también habían cortado la ruta. Se mantuvieron allí a lo largo de diez horas, hasta que se les prometió que una delegación sería recibida en la capital provincial por las autoridades neuquinas, aprovechando por entonces la visita a aquella ciudad del flamante intendente de JunÍn, Juan Linares.

Según dijo Pereyra ayer, "hemos vuelto a la ruta porque fuimos a Neuquén a tomar café… Te prometen y te prometen y nada se cumple. Seguimos sin confirmación de obra pública para que los compañeros tengan trabajo, y seguimos sin ninguna ayuda para pasar las fiestas".

Comentá la nota