Los municipales van por otro aumento salarial y recalientan el panorama gremial

Con el sindicato de los docentes en guerra declarada y la amenaza cierta de los gremios de la Salud de poner en práctica un fuerte plan de lucha en agosto, los empleados de las comunas se subieron a la moda. "El ánimo es volver a discutir sueldos", aseguró el titular de la Federación de Municipales.
El panorama gremial no tiende a calmarse y las expectativas no son mejores para el segundo semestre. El gobierno de Francisco Pérez deberá enfrentar una nueva batalla con los sindicatos estatales que pugnan por reabrir paritarias y volver a discutir salarios. Al reclamo del SUTE, que el lunes último realizó un paro y amenaza con no comenzar las clases tras el las vacaciones de invierno, y de los Judiciales que desconocen el aumento por decreto, se sumarán ATE y los municipales.

En el caso de los empleados de los municipios, si bien alcanzaron un aumento del 23% en marzo, dejaron una cláusula para reabrir la discusión en junio. El titular de la Federación de Trabajadores Municipales, Osvaldo Pereyra Castro, blanqueó a diariouno.com.ar que ahora esperan que los intendentes se presenten a las reuniones "porque en la última audiencia no fueron".

Los municipales condicionaron la firma del acuerdo en marzo a que en junio pasado volviera a haber paritarias por dos temas puntuales: las asignaciones familiares y el blanqueo de dos ítems que quedaron en negro en los sueldos. Sin embargo, Pereyra Castro indicó a este portal que "el ánimo que viene creciendo puertas adentro de la Federación es volver a discutir un aumento de sueldo, porque con la inflación que hay, el incremento ya se licuó a esta altura del año".

Los empleados de las Comunas de Mendoza son los únicos que no dirimen sus condiciones laborales en la Subsecretaría de Trabajo. Si bien la discusión se da con todos los intendentes por igual, las negociaciones se dan en la subsecretaría de Relaciones Institucionales del Ministerio de Gobierno.

En esa instancia es donde el dirigente gremial asegura que los intendentes no asistieron. "En los próximos días se debe fijar una nueva audiencia", según explicó Pereyra Castro.

Según el subsecretario de Trabajo, Ariel Pringles, el hecho de que la reapertura de paritarias sea por un tema puntual, puede complicar las negociaciones. "La otra parte puede alegar que sólo va a discutir lo que quedó plasmada en el acta, independientemente de la libertad sindical que existe para discutir los temas que quieran".

El funcionario prevé un segundo semestre complicado en la relación con los gremios, aunque aseguró que "desde principios de año se sabía que el 2012 no sería fácil". Claro que Pringles atribuyó gran parte del conflicto anual a la crisis mundial y su impacto en la Argentina.

Pero además, el subsecretario de Trabajo indicó que "técnicamente, las paritarias se pueden abrir las veces que quieran, pero la verdad es que ninguno de los acuerdos puso como condición de la reapertura los aumentos salariales".

A los reclamos de aumento salarial del SUTE, que en marzo logró un básico de $3.000, se sumará en agosto ATE Salud, según conformó el sábado pasado Raquel Blas. "Si no eliminan el impuesto a las Ganancias, en agosto arde todo de nuevo, porque el 70% de los trabajadores de Salud tuvo que tributar con el último aumento, entonces el incremento se licuó", dijo la dirigente.

Comentá la nota