CGT: municipales se le rebelan a Moyano y amenazan con quitarle los votos

Son los bonaerenses de la Coema, uno de los gremios que más delegados aporta. Se oponen al ingreso de la Confederación de Trabajadores Municipales, liderada por el ex diputado Héctor García. “Si lo ratifican nos vamos de la votación”, confirmó a LPO Oscar Ruggiero.
Hugo Moyano provocó un inesperado conflicto con el gremio de trabajadores municipales, al que le confiaba su apoyo para el congreso que el 12 de julio decidirá si continúa al frente de la CGT.

La Confederación de Obreros y Empleados Municipales (Coema) es nada menos que el segundo gremio en cantidad de congresales después de Comercio, con 145 representantes sobre un total de aproximadamente 1900.

En lo que fue casi el único triunfo en su complicado camino hacia la segunda reelección, Moyano logró la presencia de Amadeo Genta, titular de la Coema, a la reunión del consejo directivo que convocó al congreso, impugnada por los gremios opositores.

Pero en el Comité Confederal del 23 de mayo, también convocado en aquella reunión, el camionero sumó a varios gremios que podrían aportarle votos y entre ellos a la Confederación de Trabajadores Municipales, conducida por el ex diputado Héctor “Cholo” García.

No se percató de que a los congresales que podría aportarle este gremio podría restarle un número mayor.

“El artículo 92 de la CGT dice claramente que sólo puede haber un gremio por rama. Si el Tribunal Arbitral habilita a la CTM, el 12 de julio los 45 congresales bonaerenses de la Coema nos retiramos”, anticipó ante LPO Oscar Ruggiero, secretario general de la Federación de Trabajadores Municipales de la provincia de Buenos Aires.

Ruggero destronó hace dos años a Alfredo Atanasof, un histórico del gremio, pero se encontró con una sorpresa. Con el ex ministro de Trabajo trabajando para Francisco De Narváez, en 2009 Moyano se acercó a García, su histórico enemigo.

García maneja el gremio de Avellaneda, donde se acercó a Néstor Kirchner ni bien asumió en la presidencia y eso le permitió ser diputado provincial entre 2005 y 2009.

En noviembre de 2005, antes de asumir protagonizó un duro enfrentamiento con Baldomero “Cacho” Álvarez en la puerta de la Municipalidad que terminó con una balacera. “Cacho nos tiró tiros”, solía repetir “El cholo” para justificar su encono con el ahora senador bonaerense.

Ruggiero no está dispuesto a aceptarlo en la CGT, desembarco que ya celebró: "Finalmente, después de dos años de espera, y cumpliendo con todos y cada uno de los requisitos formales que demanda el estatuto de la CGT, los municipales podremos tener representación, voz y voto, y compartir nuestras preocupaciones sectoriales", festejó García.

“Eso es mentira. En 1947 el entonces dirigente sindical y posterior ministro de Interior de la primera presidencia de Perón, Ángel Borlenghi fue quien terminó de formalizar la participación de los municipales en la CGT, con lo cual es una falta de respeto que se diga que recién ahora esta rama empieza a ser reconocida”, protestó.

La CTM no es el único gremio que sumó Moyano en la Confederal que presidió en Ferro sin presencia de sindicatos opositores. Agregó a otros 27 sindicatos a la CGT, todos afines a su segunda reelección.

A esos apoyos se sumó el reconocimiento de un menor número de afiliados al previsto en los sindicatos que rechazan la continuidad del camionero. Todo sea por llegar a la mayoría.

Comentá la nota