Los municipales rechazaron la propuesta y van al paro

Los trabajadores municipales de Rosario y otras ciudades del territorio santafesino volvieron a rechazar anoche la propuesta de aumento salarial del 21 por ciento que ofreció la provincia.
Los trabajadores municipales de Rosario y otras ciudades del territorio santafesino volvieron a rechazar anoche la propuesta de aumento salarial del 21 por ciento que ofreció la provincia, junto a intendentes y jefes comunales. Luego de más de tres horas de negociación las partes no lograron un acuerdo. El gobierno reiteró el ofrecimiento de una suba escalonada, pero en un plazo más acotado, pero para los gremialistas no fue suficiente. "Queremos un incremento del 25 por ciento", manifestaron los dirigentes y, de ese modo, ratificaron la medida de fuerza dispuesta para mañana, el jueves y viernes próximos.

Durante la mañana los gremialistas habían acordado viajar a Santa Fe con una conclusión clara: no aceptarían ofertas que no alcancen el 25 por ciento.

El referente de los municipales rosarinos Antonio Ratner comentó que "hubo intentos de acercamiento por las dos partes". De hecho, los gremialistas bajaron su pedido inicial, que era del 29 por ciento, a un 25 que podía ser escalonado pero que terminara en julio. Pero no pudieron aceptar la propuesta del gobierno.

El área de Municipios y Comunas dependiente del gobierno provincial ofreció un incremento del 23 por ciento en forma escalonada, que se cobraría un 12 por ciento en marzo, otro 8 en junio y un 3 en agosto.

"Sigue muy escalonado y el inicio es bajo", declaró Ratner al salir de la reunión. También destacó que otros gremios "arrancaron con un primer aumento del 18 por ciento". El gremialista consideró que la propuesta "no es mala, pero sí insuficiente".

En tanto, los delegados volverán a reunirse hoy para comentar lo debatido y a la espera de llegar a un acuerdo que, para Ratner, "no está muy lejos".

Idas y vueltas. En el marco de la discusión paritaria, gobierno y empleados agrupados en la Federación de Trabajadores Municipales (Festram), no alcanzaron un acuerdo.

Inicialmente, los municipales pedían un aumento del 29 por ciento, con un sueldo mínimo de 3.800 pesos.

Mientras, la provincia ofreció un porcentaje del 15 por ciento, de manera desdoblada (8 por ciento en marzo y el 7 restante en junio), algo que los trabajadores habían descartado de plano teniendo en cuenta las pretensiones, en ese momento, de un 21 por ciento como piso, al igual que lo negociado con los docentes y empleados públicos de la provincia.

La última propuesta había sido mejorada por la provincia, pero no conformó a los municipales.

Se les propuso un aumento del 21 por ciento, escalonado en tres veces: 10 por ciento en marzo, 6 por ciento en junio y otro 5 en septiembre. "Es demasiado escalonada", consideraron.

Ratner, a su vez, hizo referencia a la paritaria con los estatales provinciales, cuyo resultado, para los municipales, es de algún modo un valor de referencia: ATE y UPCN aceptaron un aumento del 21 por ciento, compuesto por el 18 por ciento en marzo y el 3 en julio. Instancia tal vez aceptable para la Festram.

"Nuestro pedido no es un capricho sino que tiene que ver con la masa salarial que maneja la provincia. No es algo que no nos puedan pagar", dijo el dirigente, a la vez que aclaró que el sector está dispuesto a seguir dialogando y no descartó que, tal vez en poco tiempo, se llegue a un acuerdo.

Comentá la nota