Municipales de Sarmiento reclaman bono de $ 3.500 y mejoras laborales

Municipales de Sarmiento reclaman bono de $ 3.500 y mejoras laborales

Desde principios de diciembre los trabajadores nucleados en el SOEM protagonizan un reclamo salarial por un bono extraordinario de $3.500, el pase a planta permanente de 19 trabajadores y la entrega de indumentaria a todo el personal. En el conflicto intervino la Secretaría de Trabajo que había dictado la conciliación obligatoria, pero venció el lunes y se reinició la protesta.

 

Trabajadores de la comuna de Sarmiento, nucleados en el Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM), reiniciaron una retención de servicios que se había iniciado en diciembre y que había quedado suspendida tras la conciliación obligatoria dictada por la Secretaría de Trabajo de Chubut.

Según pudo confirmar Diario Patagónico, ayer cerca de 80 trabajadores reclamaron en la puerta del edificio comunal, ubicado en la avenida San Martín. Allí de 7 a 14 mantuvieron en alto sus pancartas e hicieron sonar redoblantes como señal de protesta.

Se confirmó que la retención continuará hoy. Para el mediodía está previsto que haya una asamblea donde se pueda determinar cómo continuará el conflicto.

Así lo confirmó Miguel Sáenz, gremialista del SOEM, en diálogo con Diario Patagónico. “El lunes vencieron los quince días hábiles, y en las tres audiencias que tuvimos no tuvimos ninguna respuesta”, sostuvo.

“La idea es esperar que el intendente entienda la situación de los trabajadores y dé una respuesta favorable cuanto antes. Lamentablemente tenemos que llegar a esta medida por la falta de comprensión del intendente”, cuestionó.

UN RECLAMO

QUE SE EXTIENDE

El municipio de Sarmiento cuenta con una planta permanente de 154 empleados, además de 57 contratados y 17 contratados temporarios. El reclamo salarial se inició en los primeros días de diciembre por un bono extraordinario de $3.500, el pase a planta permanente de 19 trabajadores contratados y la entrega de indumentaria a todo el personal.

La medida de fuerza que se realizó bajo la misma modalidad, se extendió por varios días hasta que tras el pedido del municipio conducido por Sebastián Balochi, la Secretaría de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por quince días.

Tras esta intervención se realizaron tres audiencias: la primera en Comodoro Rivadavia, donde el municipio estuvo representado por el asesor letrado, Carlos Cervino, y las restantes en Sarmiento, donde todo terminó luego de dictarse un cuarto intermedio.

Para Balochi la medida tiene una intencionalidad política. Algo que descartan desde la conducción gremial. “No tiene nada que ver lo político con lo gremial. Es un reclamo que venimos haciendo desde octubre y nunca obtuvimos respuesta. Recién después de la primera retención nos empezó a abrir las puertas”, afirmó Sáenz.

Comentá la nota