Municipales: tras el aumento levantarían la carpa, pero dicen que la lucha sigue

Municipales: tras el aumento levantarían la carpa, pero dicen que la lucha sigue
En conferencia de prensa, le contestaron al anuncio del Intendente. Dijeron que el 16% de aumento fue un triunfo de la lucha gremial. El miércoles, en asamblea, resolverían levantar la carpa. Se quejaron por las "represalias". Y aclararon que "falta un largo camino por recorrer".
En la carpa de Rivadavia y San Martín, símbolo de la lucha durante los últimos tres meses, dirigentes del Sindicato de Trabajadores Municipales y de la Asociación de Profesionales, dieron una conferencia de prensa a media tarde de ayer para sentar su postura tras el sorpresivo anuncio que el Intendente había realizado el viernes.

Poco menos de 24 horas antes, el Ejecutivo había retomado la iniciativa para desarticular una protesta que parecía sin fin. Eseverri sorprendió concediendo un aumento del 16% a los agentes comunales. Y acompañó el incremento con fuertes golpes al Sindicato: dejó sin efecto los descuentos para proveeduría y créditos, y hubo presentaciones judiciales por supuesto hurto de energía y contaminación ambiental y sonora.

La respuesta no se hizo esperar. A la cita de ayer faltó el líder de los manifestantes, el secretario general José Stuppia, quien debió viajar en forma urgente a La Plata "por razones familiares", según se informó desde el gremio. Frente a los medios locales se sentaron Fabiola Torres, Marcelo Díaz, Marcela Médico, y el doctor Iván Recabarren, por la Asociación de Profesionales.

Dijeron que la "mejor noticia" fue el aumento, y que tantos cruces y polémicas se podrían haber evitado "si lo hubieran dado en su momento". Que las causas penales son "chicanas sin sentido". Y que el ataque al sistema de proveeduría "no perjudica a los dirigentes, sino a los afiliados que menos cobran y a los pequeños y medianos comerciantes de la ciudad que están adheridos".

De las palabras de los dirigentes se desprendió que la carpa tiene los días contados. El próximo miércoles, a las 18, realizarán una asamblea, abierta a todos los afiliados, en la que se decidirá si la levantan, o no. Pero ayer adelantaron que "la carpa ya cumplió su misión".

El Dr. Claudio Díaz, apoderado legal del Sindicato, abrió la rueda de prensa y definió que "hoy es un día de alegría para los agentes municipales. Cansados, pero contentos, porque entendemos que más allá de los argumentos que dan los empleadores que otorgan el aumento, esto es fruto de la lucha de un montón de trabajadores humildes que pelearon por su salario".

Enseguida, Recabarren introdujo "una pequeña diferencia", y contestó que "no creo que la palabra justa sea alegría". Aclaró que "estamos respondiendo a anuncios periodísticos, porque no hubo ninguna comunicación directa con nosotros". Aunque rescató que "las respuestas fueron dadas en el sentido que nosotros solicitábamos, ya que (el aumento) atiende a las necesidades de los que menos cobran". No obstante, se apuró en aclarar que "esto no es suficiente, porque todavía hay muchas otras cosas por discutir sobre el manejo del trabajo diario en todas las esferas municipales".

De todas maneras, Recabarren reconoció que "tiene la dirección correcta, y de nuestra parte vamos a rever algunas cosas que estamos llevando a cabo para poder facilitar la reanudación del diálogo", en lo que fue la primera referencia al posible levantamiento de la carpa de protesta. "No nos parece adecuado que se induzca a pensar que nosotros no conversamos, cuando ellos suspendieron las paritarias y ahora vuelven a anunciar unilateralmente este aumento, que por supuesto recibimos y que es un paso esencial para cambiar la situación de conflicto continuo, que estaba escalando en la ciudad", analizó.

Las "represalias"

Enseguida, Recabarren afirmó que "hay otros puntos que tienen que ver con medidas de represalias que se han tomado y que atacan a las personas con menos ingresos. Es un problema vital que tendremos que seguir conversando más adelante".

Ahí, Díaz recordó que "se anunciaron una serie de medidas, de las que no hemos recibido notificación". Pero anticipándose, explicó que "el Sindicato tiene un giro de servicios de proveeduría a los afiliados, que ronda un promedio de 110.000 ó 120.000 pesos mensuales, según lo que anunció el Intendente. Este mes, esos descuentos no se van a hacer".

"Tomamos este anuncio con tranquilidad y suponemos que va a prevalecer la inteligencia. Si se trata de instrumentar represalias contra el sindicato, hay que decir que el sistema de proveeduría municipal, a través del sindicato, involucra a la administración, que firmó un convenio de códigos de descuentos, involucra a muchos pequeños y medianos comerciantes que adhieren a nuestro sistema porque saben que cobran puntualmente y que el Sindicato siempre cumple con sus pagos", enfatizó.

"Queremos darles absoluta tranquilidad a esos comerciantes y a los afiliados, que son los que han hecho exitoso a este sistema. Saben que es barato, que pueden pagar en cuotas y muchas veces es el medio que tienen para acceder a las cosas con salarios chicos. No es que tenemos convenios solamente con casas de electrodomésticos, tenemos corralones de materiales, que por ejemplo le permiten al empleado agrandar su casa. Entonces, ¿a qué apunta el Intendente? ¿A dejarlos a esos comerciantes sin cobrar las cuotas que están comprometidas? ¿Se apunta a quebrar al Sindicato? ¿Qué sentido tiene, si ese servicio es para los afiliados y no para los dirigentes gremiales?", se preguntó.

También intervino Marcelo Díaz, secretario de Finanzas, para ampliar que "tenemos convenios con agua y luz, por alrededor de 12.000 pesos, con afiliados que pagan mensualmente 30, 35 ó hasta 50 pesos máximo, por la deuda que tienen por esos servicios. No es algo sólo comercial, sino también algo social lo que se lleva a cabo con esos fondos". El fue más directo que Recabarren al fijar su posición respecto de la carpa. "Ya ha cumplido su fin. Hemos tenido el incremento que esperábamos para, a partir de ahora, pelear un verdadero aumento. Queríamos esto: llegar a estar en el pelotón del medio de los salarios de los trabajadores de Olavarría".

Pedidos de disculpas

Recabarren no escapó a las polémicas generadas con el correr del conflicto. Y dijo que "pasaron cosas por las que nos tenemos que disculpar. Personalmente me disculpo porque muchas veces uno, desde una posición de necesidad, puede tomar actitudes que puedan sonar mal. Humos o ruidos que pueden molestar, pero que son las cosas que uno tiene para hacerse escuchar".

Pero volvió a atacar al Ejecutivo y aseguró que "como se ve en este momento, todo esto se podría haber evitado. Caprichosamente, habiendo disponibilidad de dinero, como nosotros sabíamos, no se dieron los aumentos cuando se estuvo conversando. Caprichosamente también se suspendieron un montón de caminos posibles para llegar un acuerdo: reuniones de paritarias, presidentes de bloque del HCD que buscaron acercar posiciones, la Gobernación que hizo lo mismo, la CGT que también hizo gestiones. Por supuesto, el conflicto fue subiendo por esas conductas que no quiero calificar, pero que nos hicieron llegar una situación a la que nadie quería".

A pesar de todo, aseguró que del conflicto se lleva algo positivo. "La ciudad está aprendiendo a que todos tenemos derecho a protestar, a pensar y a discutir. Por eso me ofende que el periodismo se ocupe tanto de algunas cosas y deje pasar que en esta ciudad todavía se le rindan honores a cómplices de la dictadura. Por ejemplo, en el listado de intendentes que aparece acá arriba, las autoridades de la dictadura comparten el cartel con las autoridades democráticas".

Comentá la nota