La Municipalidad impugnó el acuerdo salarial de los taxista

La Municipalidad impugnó el acuerdo salarial de los taxista
La ecuación que ata el aumento salarial de los taxistas a la suba de la tarifa quedó en la mira a partir de un planteo de la Municipalidad, que impugnó ayer ante el Ministerio de Trabajo de la Nación el acuerdo firmado entre choferes y titulares para incrementar el sueldo en un 65 por ciento.
La Intendencia objetó el convenio porque establece que el valor la ficha deberá ajustarse a la remuneración mínima pactada por los peones. "Una paritaria no puede determinar en un cien por cien el valor de la prestación", cuestionó el secretario de Servicios Públicos, Pablo Seghezzo.

La presentación fue realizada por el municipio y quedó a consideración de la cartera laboral, que cuenta con un plazo para analizarla.

Si la impugnación es aceptada, los choferes y la patronal deberían sentarse a firmar un nuevo acuerdo. Si el planteo no prospera, la Municipalidad tiene previsto apelar el acuerdo en la Justicia.

El convenio en cuestión fue firmado hace quince días (aún no fue homologado) y otorgó un 65 por ciento de aumento escalonado a los choferes de aquí a marzo próximo.

El Ejecutivo no objetó el porcentaje sino que aparezca ligado a un incremento equivalente del valor de la ficha. En el municipio entienden que una caída del acuerdo no afectaría la discusión por la tarifa, que recién comienza en el Concejo.

Es que el estudio de costos remitido el miércoles pasado al cuerpo por el Ejecutivo contempló los montos del incremento salarial.

La medida se conoció luego de la reunión que mantuvo Seghezzo con representantes de las agrupaciones de taxistas para discutir, sobre todo, la cuestión tarifaria. En el encuentro también se expresó el reclamo del sector por las primeras citaciones a titulares y choferes a raíz de los incidentes registrados durante el paro del martes (ver aparte).

Hoy, a las 11, las partes volverán a encontrarse en el Ministerio de Trabajo provincial, en el marco de la conciliación obligatoria dispuesta durante la medida de fuerza de los taxistas en reclamo de suba tarifaria.

De ese modo, un día después de haber enviado al Concejo el estudio de costos que propone una suba entre el 40 y el 47 por ciento en la tarifa, Seghezzo anunció la impugnación del acuerdo salarial.

El acta entre choferes y los titulares fue firmada el 9 de agosto, cuando pactaron una suba del 30 por ciento para agosto (lo que equivale a un salario mínimo de 3.600 pesos), el 17,5 por ciento para noviembre (deja el sueldo mensual en 4.000) y otro 17,5 para febrero (representa una base de 4.400).

La objeción.Por convenio colectivo, los peones cobran como mínimo el equivalente a 8.400 fichas de reloj, aunque en la práctica la modalidad de pago más usual es el 30 por ciento de la recaudación.

Por esa relación nominal entre el sueldo y las fichas, el Sindicato de Peones de Taxis (SPT) y la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (Atti) plantearon en el acta que la Municipalidad deberá "incrementar el valor de la ficha" para que "alcance los mínimos remunerativos que se pactan en el acuerdo".

Ese es el punto que cuestionó el municipio, al entender que no puede un acuerdo paritario definir el costo del servicio, una atribución del Concejo. De aplicarse ese criterio, según Seghezzo, el valor de la ficha subiría de 0,28 a 0,48 centavos. Cuando el estudio de costos propone, a lo sumo, llevarla a 0,41.

"Estamos totalmente de acuerdo con que se incremente el salario. Pero no puede impactar de lleno en el sistema. Una paritaria puede influenciar en un contexto inflacionario. Aunque no determinar en un cien por cien el valor de un servicio público, cuando el salario representa el 50 por ciento del costo del servicio", fundamentó Seghezzo.

Comentá la nota