El municipio intentará hoy levantar el paro nocturno de los taxistas

El municipio intentará hoy levantar el paro nocturno de los taxistas
El objetivo es dejar sin efecto la huelga anunciada para lunes, martes y miércoles, de 22 a 6. El Concejo votó ayer el aumento tarifario del 47 por ciento. Hubo una marcha al Palacio Vasallo.
Tras el aumento votado ayer por el Concejo Municipal que elevará un 47 por ciento en forma desdoblada la tarifa de taxis, el Ejecutivo intentará hoy en el Ministerio de Trabajo santafesino levantar el paro anunciado por el Sindicato Peones (SPT) para lunes, martes y miércoles, de 22 a 6. Además, evalúa solicitar una extensión por 10 días de la conciliación obligatoria dictada por la cartera laboral (luego de una huelga anterior) y que finalizará el lunes. La medida de fuerza de los choferes fue lanzada en reclamo de un plus tarifario nocturno para todos los días de semana, pero anoche el líder del gremio, Horacio Boix, aclaró que "si el Ejecutivo se compromete a sumarse a una mesa de diálogo junto a concejales la semana que viene, se podría dejar sin efecto el cese de actividades".

Pese a los pronósticos de una jornada cargada de tensión e incidentes, la sesión de ayer, que trató el aumento tarifario, la obligatoriedad del uso del GPS y el endurecimiento en las sanciones, se desarrolló con normalidad.

Folklore. De todos modos, la discusión y las diferencias entre taxistas y ediles tuvo el folklore habitual, con un sector de los titulares movilizados con sus coches hasta las puertas del Palacio Vasallo, mientras otras cámaras de licenciatarios y el SPT llegó sólo con sus representantes hasta el Parlamento local.

Luego de varios encuentros y reuniones bilaterales, el aumentó llegó a las 16.30 cuando el cuerpo votó los decretos por los que se determinan los nuevos valores para el servicio de taxis y de remises.

La tarifa fue sancionada por una holgada mayoría (16 votos a favor y 4 en contra). El edil Oscar Greppi (ARI) y los referentes de Unión Pro Federal, Rodrigo López Molina, Alejandro Rosselló y María Julia Bonifacio, votaron por la negativa. López Molina exigió más calidad de servicio y se diferenció así de su par de bloque Laura Weskamp, quien sufragó a favor de la suba.

La concejala macrista propuso que el Ente de la Movilidad envíe bimestralmente un informe analítico de los datos que se recaben de la gestión operativa de taxis y remises (a través del GPS).

Los valores. Aplicando el 30 por ciento desde ahora, la bajada de bandera será de 7,30 pesos, y 0,36 peso costará la ficha cada cien metros en horario diurno. En tanto, la tarifa nocturna (fines de semana y feriados) se estableció en 8,20 pesos y 0,42. El adicional por radiollamada se fijó en 1,69 pesos.

A partir de noviembre, los valores serán: bajada de bandera en la tarifa diurna: 8,25 pesos y la ficha y el minuto de espera: 0,41 peso. Para la tarifa nocturna, 9,41 pesos la bajada de bandera y 0,47 la ficha y el minuto de espera; mientras que el adicional por radiollamada se quedará en 1,84 pesos. De este modo, se sumará el 14 por ciento acumulativo.

Los nuevos valores vendrán de la mano de la obligatoriedad de instalar GPS en todas las unidades (que estarán conectadas a un centro de monitoreo municipal) y de que la firmas de radiotaxis detallen el servicio que brindan.

Según precisó anoche el secretario de Servicios Públicos, Pablo Seghezzo, "la semana entrante se definirá el día exacto de la entrada en vigencia de los nuevos valores". Se estima que la suba impactará en 10 días.

Todos al ministerio. Hoy, a partir de las 11, la Intendencia jugará todas sus fichas con la idea de levantar el paro lanzado por los peones para las tres primeras jornadas hábiles de la semana, de 22 a 6, en disconformidad con la decisión de acotar el plus nocturno en la tarifa sólo para los fines de semana y feriados.

Tras un día de declaraciones altisonantes, anoche Boix envió una señal de acercamiento: "Tenemos el compromiso de varios concejales de sentarse a una mesa de diálogo para seguir discutiendo la tarifa nocturna y el régimen de multas. Si el Ejecutivo colabora y se suma, estaríamos dispuestos a levantar la medida de fuerza", anticipó.

De fracasar las negociaciones entre funcionarios y taxistas, Seghezzo tiene un plan B: pedir al ministerio la prórroga de la conciliación, que vence el lunes, por 10 días más. De modo que si hay paros nocturnos, éstos serían ilegales y pasibles de multas por parte de la cartera laboral.

Comentá la nota