Naftas: amenazas de un nuevo paro

Los empleados de las estaciones de servicio reclaman un aumento del 40%; mañana hay una reunión clave
Después del levantamiento de la medida de fuerza del Sindicato de los Camioneros, en las últimas horas se empezó a solucionar el problema de desabastecimiento de combustibles que enfrentaron las estaciones de servicio porteñas y en el sector esperan que hoy la situación se encuentre completamente normalizada. Sin embargo, las buenas noticias podrían durar poco.

Para mañana está programado un nuevo encuentro entre el sindicato que reúne a los empleados de las estaciones de servicio y los representantes empresarios por las paritarias del sector, y los gremialistas ya adelantaron que si no se llega a un acuerdo, podrían llamar a un paro de 24 horas.

La Federación de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio (Foesgra) está reclamando una suba salarial del 40%, con el objetivo de llevar el básico de los trabajadores del sector a 4000 pesos. Los empresarios agrupados en la Federación de Empresarios de Combustibles (Fecra) contrarrestaron con una oferta del 24 por ciento.

"El martes tenemos una nueva reunión en el Ministerio de Trabajo, pero la diferencia es grande y el sindicato ya amenazó con ir al paro si no se llega a un acuerdo", advirtió Manuel García, presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio Independientes.

Frentes de tormenta

Los empresarios del rubro sostienen que en los últimos días el normal funcionamiento de su negocio se vio amenazado en otros dos frentes, más allá de la disputa salarial interna.

El primero es la medida de fuerza que impulsaban los camioneros. Durante el último fin de semana, se registró un faltante pronunciado de combustibles en gran parte de las estaciones de servicio de la Capital Federal y el Gran Buenos Aires, y detrás de este problema estaba la decisión del sindicato que lidera Hugo Moyano de trabajar a reglamento en reclamo de un plus salarial por el transporte de sustancias peligrosas. Finalmente, los camioneros llegaron a un acuerdo el último sábado y decidieron levantar el trabajo a reglamento a cambio del pago de un adicional del 20%, que será aportado por las empresas de transporte de combustible y las petroleras.

El segundo frente de batalla para los estacioneros proviene del Sur, con los cortes en las rutas que impulsa el gremio de docentes en la provincia de Santa Cruz, impidiendo el normal funcionamiento de algunas plantas petroleras

Comentá la nota