Naranpol: Optimismo de los trabajadores por el futuro de las negociaciones

En la audiencia de este miércoles se presentó el nuevo propietario, quien se comprometió a no realizar ningún tipo de despidos. Los empleados ratificaron sus demandas.
Acorde a lo previsto, las partes involucradas en el conflicto de Naranpol se reencontraron durante el mediodía de este miércoles en la sede de la cartera laboral. Con expectativas positivas y el compromiso de retomar el diálogo el próximo lunes (23 de abril) a la misma hora, tras un nuevo cuarto intermedio, los representantes de los trabajadores se mostraron confiados en el curso que pueden adquirir de ahora en más las negociaciones.

En palabras de Cristian Farielli, delegado de los empleados, el “balance fue positivo” en relación con la presentación de Carlos de los Santos, propietario de la empresa compradora. En el ámbito de la audiencia de conciliación, “los trabajadores le recordamos por qué estamos en esta situación (en referencia al prolongado conflicto), y le pedimos lo que nos corresponde: el cumplimiento del convenio colectivo de trabajo, ni más ni menos, y la totalidad de la deuda que se generó a lo largo de estos meses”, precisó en contacto con LT10.

Alrededor de las 15, culminó la reunión de este miércoles en el Ministerio de Trabajo, donde se estableció pasar a un cuarto intermedio como ya se mencionó. “Dicen que tienen ganas de trabajar, de empezar de nuevo. Les dijimos que estamos dispuestos a arrancar nuevamente y poner lo mejor de cada uno de nosotros, que somos los mismos que pusimos a Naranpol a ser la primera de las segundas marcas”, postuló Farielli al ponderar los alcances del encuentro con los flamantes propietarios.

Otro punto subrayado por el delegado fue el relativo a las fuentes de trabajo: “Manifestó que no iba a haber ningún tipo de despidos”, sostuvo Farielli al narrar lo dicho por De los Santos. Así también, evocó lo dispuesto por el Ministerio de Trabajo al dictar la conciliación obligatoria, a cambio de restablecer la situación a octubre de 2011.

Comentá la nota