Naranpol: tras un año de conflicto habría acuerdo entre las partes

El lunes se rubricaría y las fábricas entre 5 y 10 días volverían a ponerse en marcha.
A un año del inicio del conflicto y luego de 17 conciliaciones obligatorias, los dueños de Naranpol y los trabajadores de la empresa firmarían el lunes próximo un preacuerdo para retomar la producción de gaseosas y reicnorporar a todos los empleados. En menos de 10 días las fábricas se volverían a poner en funcionamiento.

Así lo reconocieron ayer a este diario las partes y funcionarios del gobierno provincial tras la reunión que sostuvieron en la delegación rosarina del Ministerio de Trabajo.

Los representantes de la empresa y del sindicato se dieron hasta el lunes próximo, día en que vence la conciliación, para repasar los puntos acordados. Restaría limar montos y plazos de la deuda que la firma sostiene con sus empleados, pero no sería impedimento para la vuelta al trabajo de las plantas, sin despidos y con el reconocimiento del convenio colectivo del gremio de Aguas Gaseosas y Afines

(Suteaga).

Después de la audiencia, el director de Relaciones Laborales del ministerio, Mario Gaggioli, consideró que en la reunión entre los representantes de la empresa y el gremio se dieron importantes avances de cara a la posible firma de un acuerdo el próximo lunes.

El secretario general de Suteaga, Américo Romero, fue más optimista: “Es un 99% probable que el lunes se firme el acuerdo”, ya que “a medida que vuelva a trabajar la empresa tendrá más chances de pagar” sueldos y deudas.

Carlos de los Santos, nuevo dueño de la firma, salió del encuentro también conforme con el avance de las negociaciones y le dijo a las autoridades provinciales y al gremio que se tomará el fin de

semana para repasar la letra del posible acuerdo.

La previa. Dos semanas atrás, en una anterior audiencia, el representante de la parte empleadora ya había expresado que desde Productora Alimentaria reconocía el convenio colectivo de trabajo 152/91

y sus escalas salariales, y con ello la deuda mantenida con los trabajadores en concepto de diferencias salariales a todos los trabajadores de la empresa.

En función de ello, la empresa Productora Alimentaria SA asumió el compromiso de presentar un plan de pago de las deudas.

Desde mediados de abril, los dueños históricos de Naranpol, la familia Galán, informaba que había transferido la propiedad de Productora Alimentaria a la firma Disgrabel SA.

Desde la empresa prevén que con el acuerdo en 5 ó 10 días podrían estar produciendo de nuevo después de un año.

Coment� la nota