CGT negocia su futura conducción, pero inquieta pelea Moyano-Macri por AFA

CGT negocia su futura conducción, pero inquieta pelea Moyano-Macri por AFA

Se discute la idea de un jefe único o un cuerpo colegiado. Preocupa el impacto en la interna sindical de la disputa del camionero con el Gobierno por el futuro del poder en el fútbol

"Ahora empieza en serio el poroteo y la negociación". Con esa frase uno de los principales impulsores del proceso de reunificación de las tres CGT definió ayer el período de debate y discusión que se abrió entre los diversos sectores del sindicalismo peronista para ungir el próximo 22 de agosto a la conducción de una nueva central unificada. Tras el paso formal del confederal del último viernes y la oficialización de los renunciamientos de Hugo Moyano, Antonio Caló y Luis Barrionuevo, las principales corrientes cegetistas empezaron a negociar las características de la futura conducción, en el sentido de avanzar en un esquema de unicato, con un solo secretario general, o la conformación de una cúpula colegiada.

A la construcción de consensos en ese objetivo se sumará un segundo desafío: cómo mantener cierto equilibrio en la relación con la administración de Mauricio Macri, en un contexto de creciente conflictividad social producto de la aceleración de la inflación y el avance de los despidos; y en medio de los cortocircuitos entre el Gobierno y Moyano por la sucesión de poder en la AFA. Justamente esa última cuestión provocó la última semana algunas señales de inquietud entre la dirigencia cegetista, donde deslizaron su temor de que la pulseada por el futuro del fútbol termine impactando en el proceso de unidad de la CGT. "Es un tema personal de Moyano, que lo va a entretener. Esperemos que no genere ruido en el ámbito sindical", planteó un referente gremial que, a la par, se mostró esperanzado en que habrá "algún acuerdo" con el Gobierno para frenar la tensión. "Macri tiene que dar algunas señales, no puede dejar que se lo lleven puesto, pero sabe que tiene que arreglar con Moyano", insistió el vocero.

Otro gremialista se mostró mas preocupado por los efectos de la pelea por la AFA en la interna sindical y, en un claro mensaje al moyanismo, pidió "no mezclar las cosas". "Esto no tiene nada que ver con el objetivo de unidad de la CGT. Esperemos que Moyano no quiera usarnos para dar su pelea", se quejó el dirigente, crítico del camionero.

La negociación por el armado de la futura conducción de unidad ya está en marcha y será el eje de todas las conversaciones entre diferentes grupos sindicales hasta el próximo 22 de octubre. En ese sentido, las posiciones están divididas entre quienes auspician la alternativa de un único secretario general rodeado por un consejo directivo integrado por referentes de los distintos espacios y aquellos que pugnan por una cúpula colegiada y plantean como variantes un triunvirato, cuarteto o quinteto. Barrionuevo, líder de la CGT Azul y Blanca, es el principal impulsor de un esquema colegiado. Algunos referentes del moyanismo también se inclinan hacia esa alternativa, aunque no se trata de una posición uniforme.

La mayoría de los gremios enrolados en la CGT de Caló y los sindicatos del transporte alientan la variante de una jefatura unipersonal, aunque se diferencian respecto al candidato para asumir el cargo. Mientras los primeros alientan al dirigente de Sanidad y diputado del Frente Renovador Héctor Daer, en la CATT juegan el nombre de su titular, Juan Carlos Schmid. La última palabra del moyanismo y la posición del MASA, el grupo de gremios que responde al taxista Omar Viviani, serán clave en la decisión final.

Comentá la nota