Negociación contrarreloj para cerrar la paritaria de los metalúrgicos

Negociación contrarreloj para cerrar la paritaria de los metalúrgicos
Por Carlos Galván

Acuerdan suba de 24 % y sumas fijas, pero hay diferencias de convenio. Hoy, nueva cita

La paritaria metalúrgica, que la Casa Rosada pretende sirva de referencia para el resto de los gremios, inesperadamente volvió ayer a trabarse. Anoche, al cierre de esta edición, representantes de la UOM y de las cámaras patronales reunidos en el Ministerio de Trabajo decidieron pasar a un cuarto intermedio hasta hoy a las 15.

El único punto en el que seguían sin ponerse de acuerdo: la creación de una nueva categoría en el convenio.

El gremio exige agregar al actual convenio una escala para los trabajadores que operan tornos computarizados. La traba anoche pasaba por cómo se redactaba en el convenio esa nueva categoría de Oficial Múltiple Superior.

Un paritario del sector patronal explicó: “Por cómo quiere la UOM que se redacte habría entre 25.000 y 30.000 trabajadores que pasarían automáticamente a integrar esa nueva categoría. Si se escribe como entendemos nosotros, la cantidad de trabajadores que deberían ser recategorizados baja a alrededor de 3.000”. Ese empresario agregó: “El problema es que la UOM las quiere todas”.

Con las conversaciones trabadas en ese punto, los paritarios de la UOM decidieron, a las 18, irse del Ministerio de Trabajo.

“Todo esto es por culpa de un capricho de los empresarios”, se lamentaba a esa hora Juan Belén, secretario adjunto del gremio metalúrgico. Otro dirigente añadió: “Los empresarios son unos miserables. Nos vamos al sindicato y ahí decidiremos el camino a seguir”.

Mientras los sindicalistas se replegaban en la sede del Secretariado Nacional de la UOM, los empresarios continuaron reunidos con la cartera laboral con la viceministra Noemí Rial. “No quieren que nos vayamos hasta que encontremos una solución”, confió un miembro de una cámara patronal.

Cerca de las 20, y luego de que los llamara el ministro Carlos Tomada, los paritarios de la UOM volvieron al Ministerio de Trabajo. Los primeros en llegar fueron Naldo Brunellí y Francisco “Barba Gutiérrez”. Después, lo hizo Abel Furlán. El jefe de la UOM, Antonio Caló, prefirió quedarse en la sede de su gremio y seguir las negociaciones por teléfono.

Ya la semana pasada el sindicato y los empresarios habían acordado que por los próximos 12 meses los 240.000 metalúrgicos tendrán un aumento salarial del 24% en dos tramos (17% desde abril y otro 7% no acumulativo a partir de julio), más dos sumas fijas de $700 a pagarse en noviembre y enero de 2014.

Las negociaciones entre la UOM y las cámaras empresarias habían comenzado a fines de marzo. Inicialmente, el sindicato había reclamado una suba salarial del 35%, pero posteriormente fue bajando en sus pretensiones.

Se suponía que el fin de semana el acuerdo se había terminado de cocinar entre las partes. Por eso, se esperaba que ayer a la tarde finalmente se firmase la paritaria. Hasta hubo rumores de que Cristina Kirchner podría participar de la firma de la paritaria. Se entiende: el de la UOM es el primer acuerdo salarial que firma un gremio. El Gobierno quiere, además, que el porcentaje de suba salarial que consigan los metalúrgicos sea tomado como testigo por el resto de los sindicatos cuando discutan sus salarios.

Los representantes gremiales y sindicales se encontraban anoche en oficinas diferentes del Ministerio de Trabajo. Funcionarios de la cartera laboral iban de una oficina a otra llevando y trayendo propuestas y contrapropuestas.

A la tarde, cuando los dirigentes de la UOM se retiraron ofuscados del Ministerio de Trabajo, dieron a entender que en caso de que no hubiese acuerdo de forma inmediata podrían llamar a alguna medida de fuerza. A algunos les suena improbable que eso ocurra: la UOM encabeza la CGT alineada con la Casa Rosada.

Comentá la nota