Negociaciones entre DPEC y trabajadores en punto muerto

Negociaciones entre DPEC y trabajadores en punto muerto
Tras algunos acercamientos, el Gobierno advirtió que no negociará “bajo presión”. El sindicato de Luz y Fuerza depuso el paro general, pero afirmó que sus afiliados trabajarán “a reglamento”. No avizoran posible acuerdo en la conciliación obligatoria del martes.
Operarios de la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (DPEC) nucleados en el sindicato de Luz y Fuerza, acumulan nueve días ininterrumpidos de “trabajo a reglamento y quite de colaboración” como medida de reclamo por mejoras salariales y pago de bonificaciones adeudadas.

En los últimos días, funcionarios del Ejecutivo y del ente energético acercaron ofertas que fueron rechazadas por la dirigencia gremial.

Las partes radicalizaron posturas y derivaron la continuidad del diálogo al encuentro que mantendrán este martes en la Subsecretaría de Trabajo, en el marco de la conciliación obligatoria dictaminada por la cartera. Entretanto, la Justicia emitió una cautelar para garantizar la prestación del servicio a los usuarios.

Operarios de todas las plantas de la DPEC activaron medidas de acción directa en la segunda semana del mes en curso, en reclamo de bonificaciones que, según denuncian, la firma estatal les adeuda desde hace 12 años y de la incorporación de una suma no remunerativa a sus salarios. Mil pesos por deuda, e igual cifra en concepto de actualización de haberes, es lo que exigen.

En respuesta, la oferta inicial del Ejecutivo a través del Ministerio de Hacienda consistió en 300 pesos de recomposición salarial, bajo el compromiso de retomar las conversaciones en esta materia en mayo del año próximo. También incluyó cuotas de mil pesos para saldar el pasivo, hasta el mes de abril y a partir de allí reiniciar conversaciones sobre este ítem.

La Comisión Directiva de Luz y Fuerza lo rechazó, y declaró un paro general para el último viernes que tuvo pocas horas de duración debido a la irrupción de una conciliación obligatoria que dictó la cartera laboral, y citó a las partes para las 11 del martes en dicha sede.

La medida conciliatoria y el repudio a las medidas de fuerza que el gobernador Ricardo Colombi lanzó desde Empedrado, gravitaron en contra de una reunión que la dirigencia gremial y funcionarios estatales y de DPEC planeaban realizar esa misma mañana del viernes.

El frustrado mitin habría sido clave para destrabar el conflicto, ya que la dirigencia gremial barajaba la posibilidad de estudiar una nueva oferta salarial acercada por el Ejecutivo en contactos previos y que superaba a la original.

A partir de entonces, las negociaciones quedaron empantanadas. En Empedrado, Colombi “invitó” a los operarios de DPEC a que retomen sus tareas habituales, pero éstos señalaron que lo harán con “quite de colaboración” y “trabajo a reglamento” hasta el día de la conciliación inclusive.

Es que el Mandatario propaló serios y duros cuestionamientos al reclamo sindical, en diferentes sentidos. Acusó a operarios de “sabotear” a la empresa estatal, de ocultar tras la protesta “intereses políticos” y hasta de maniobrar los ánimos de la población para tornarlo en contra de su gestión al frente del Poder Ejecutivo.

Tales expresiones fueron negadas por el gremio, que advirtió en ellas el objetivo del Gobernador de “no reconocer la legitimidad del reclamo”.

Retomando, pese a que los huelguistas garantizaron la prestación básica del suministro de energía eléctrica, la Justicia hizo lugar a una cautelar solicitada por el Defensor del Pueblo y sobre el mediodía del pasado viernes ordenó al Estado Provincial y a la DPEC “el correcto suministro del servicio de energía eléctrica”.

Desde Luz y Fuerza señalaron a época que el dictamen del Juzgado Civil y Comercial Nº4 “obligará a DPEC a proveer los insumos y herramientas mínimos que reclaman los operarios para realizar sus labores” y que de no ser así “la Justicia nos estaría obligando a infringir la Ley de Seguridad e Higiene”.

Será nodal en el marco del conflicto desatado en el ente energético, el encuentro entre empleados y patronal de la DPEC de este martes a las 11. Allí podrían destrabar o profundizar la situación. Aunque desde el gremio advirtieron a este diario que para entonces “el Gobierno no va a aflojar y nosotros tampoco”.

En ese sentido, anunciaron que para los primeros días hábiles de esta semana “no habrá atención al público” en las oficinas comerciales “porque no hay garantías para la integridad física del público y de los empleados”; y que “tampoco saldrán móviles” a realizar las labores respectivas.

Comentá la nota