"Nosotros reclamando en las rutas vamos presos y los que nos roban nuestros derechos están en sus bancas"

Manifestó Rubén Ortíz, docente y delegado de CTA de la localidad de Montecarlo presente en los estudios de M4 junto a un grupo de trabajadores despedidos del aserradero Cerro SRL -propiedad del intendente de Caraguatay, Ricardo Waidelich- tras una trunca audiencia en el Ministerio de Trabajo.
Mientras los trabajadores de la Maderera Cerro SRL, sus compañeros de la Cerámica Guatambú, tareferos, docentes y beneficiarios del Iprodha cortan la ruta 12 en Montecarlo, por diversos reclamos unificados, los primeros se llegaron a una audiencia de conciliación en el Ministerio de Trabajo en Posadas. Aquí se encontraron con la ingrata sorpresa de que el empleador, es decir, el alcalde renovador de Caraguatay Ricardo Waidelich, estaba demandando a los trabajadores por no ir a cobrar sus salarios. Los trabajadores realizarán un corte de ruta por tiempo indeterminado, hasta tanto sean escuchados sus reclamos, que no se circunscriben únicamente al conflicto en el Aserradero Caraguatay.

Los trabajadores se presentaron en los estudios de TVA Misiones Cuatro acompañados por el referente del Movimiento Pedagógico de Liberación y la CTA, Rubén Ortiz, expusieron el conflicto que arrastran con Waidelich, desde Septiembre del 2012. Uno de los referentes de la maderera Cerro, explicó que “la empresa cambia de razón social por una cuestión administrativa en Septiembre del año pasado. Cambian el nombre y pasan a llamarse aserradero Caraguatay. A partir de entonces estamos reclamando la antigüedad que no nos reconocieron en la nueva empresa”, precisó el trabajador, quien aseguró que la patronal no les hizo firmar ningún documento para asegurar los derechos para conservar la antigüedad.

El referente de los trabajadores del aserradero, sostuvo también que el intendente Waidelich y su hermano se justifican diciendo que no son los mismos dueños, lo cual es una mentira, desde la perspectiva de los trabajadores. “Hace 3 meses nos despiden a los 6 (trabajadores) que estamos reclamando esto. Estamos con entre 15 a 22 años de antigüedad”, comentó el hombre, quien insistió en que “los que imparten las órdenes son los mismos, el intendente Waidelich y su hermano. Anteriormente habían despedido a 3 compañeros, sin indemnización”, denunció el trabajador.

Consultado sobre el resultado de la audiencia de conciliación trunca en el Ministerio de Trabajo de la Provincia, Ortíz descargó munición gruesa contra la patronal, los funcionarios encargados del Ministerio y los dirigentes del sindicato de la Madera. “Para nosotros es vergonzoso que después de 30 años de democracia, un intendente que supuestamente debe discutir políticas de empleo instrumente este fraude laboral”, disparó el dirigente, añadiendo que “es lo último que uno puede esperar.”

El referente resaltó que “uno viene a la conciliación se encuentra con que el trabajador está demandado por no ir a cobrar, esto es lo que reclama este atorrante. Waidelich denuncia que depositó el dinero, pero no hay ningún comprobante. Es triste que Aquino sea denunciado por esto”, consignó el docente de historia, para quien este hecho “demuestra la calidad de ser humano y de político que se tiene en el norte de Misiones. Hoy se está cortando las rutas en respuesta a estos actos de violencia del intendente y empresario entre comillas, en realidad es un delincuente. Hay 15 compañeros en la calle con 6 y 7 hijos (cada uno) Esto es lo que ocurre en el norte”, expresó el referente de la Central de los Trabajadores Argentinos.

“Los trabajadores del norte somos piqueteros porque tenemos funcionarios de esta calaña, delincuentes de esta calaña. No hay otra forma de decirlo, se trata de burlar los derechos de los trabajadores. ‘Yo te doy trabajo si vos renuncias a 22 años de antigüedad’, eso es lo que busca este empresario”, fustigó Ortiz.

El referente aseguró que las irregularidades en el trabajo en el norte de Misiones, “viene de la época de la Gauto (la exministra de Trabajo, Claudia Gauto, hoy diputada electa) Que la gente se acuerde al momento de votar. Acá hay que castigar institucionalmente a este tipo de gente, espero que no los voten más”, manifestó el referente.

Asimismo, Ortiz resaltó que “ahora seguramente, la Justicia va a hacer causas contra estos 200-300 trabajadores que están en la ruta pero, a este delincuente (por Waidelich) ¿quién le hace causa? ¿Ahora, el trabajo en negro, la explotación laboral, quien la castiga? ¿Quién le inicia causas a esta gente? Esto es estafar al trabajador, porque si a mí me hacen trabajador 22 años, y me dejan en la calle… Esto ya lo vimos. Esto es común en el norte, no es la primera empresa (que hace esto)”, manifestó Ortiz, quien también indicó que son varios los intendentes renovadores que tienen empresas y las vacían para estafar a trabajadores.

En el tramo final de la entrevista, Ortzi tuvo palabras para los sindicalistas devenidos en empresarios y legisladores que entregan los derechos de los trabajadores. Entre estos apuntó específicamente a Stella Leverberg (titular de la UDPM y diputada nacional) y Lino Fornerón (Titular del Sindicato de Madereros de Misiones y diputado provincial del Frente Renovador) “Esto ocurre porque hay una complicidad enorme de los sindicatos, en este caso el Soime (Sindicato de Obreros de la Industria Maderera de Eldorado) tenemos que empezar a exponerle con nombre y apellido a estos sindicalistas que entregan nuestros derechos. Nosotros somo los malos y vamos presos porque cortamos la ruta, y estos que entregan nuestros derechos y estafan a los trabajadores, ¿dónde están? En una banca. Entonces la sociedad tiene que ponerse a pensar a quién vota. No podemos ser cómplices de esto. No puede ser que un trabajador aporte 22 años a un sindicato y cuando lo echan en la calle, ese sindicato no aparece”, cerró lapidario.

Comentá la nota