Novero: “Estamos trabajando más que nunca para encontrar una solución”

El conflicto en el puerto local transita hacia su tercer mes sin que pueda advertirse un escenario superador. Sí, en cambio, son visibles sus consecuencias. Mientras tanto el secretario general del Simape, Juan Domingo Novero, aseguró que mantiene un canal de diálogo informal con algunos empresarios: “Un poco de paciencia y los vamos solucionar”, pidió sin dar mayores detalles. Se estima que el paro que realiza SIMAPE dejará perdidas millonarias para la ciudad.
La economía de la industria pesquera local está en su peor momento de los últimos diez años, diseminando el efecto negativo al resto de la ciudad que la aloja.

En el Municipio, representantes del oficialismo y la oposición cruzan opiniones sobre la conveniencia, o no, de declarar la emergencia pesquera, pero a esta altura parece un detalle.

Las huellas que está dejando la inactividad de la flota de altura en los registros contables de las pesqueras y en los bolsillos de sus trabajadores no podrá revertirse con una exención impositiva; aunque podría operar como paliativo.

“Sabemos de los problemas que trae el paro, por eso estamos trabajando más que nunca para encontrar una solución”, dijo hoy el secretario general del Simape, Juan Domingo Novero, sin esquivar responsabilidades.

Consultado por Pescare.com.ar acerca de los detalles, el dirigente del gremio prefirió el hermetismo. Entiende que es momento de limitar la información que trasciende para no embarrar la eventual negociación.

“Lo que te puedo decir es que estamos teniendo contactos con algunos empresarios (...) Un poco de paciencia y lo vamos a solucionar”, se esperanzó.

Una de las últimas instancias de diálogo con el poder político nacional se dio el pasado martes. De acuerdo a lo que pudo saber este medio, Novero se reunió entonces con el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Norberto Yauhar.

Fue en Capital Federal. Del encuentro también participaron el subsecretario de Pesca, Miguel Bustamante, y un representante empresario. La intención fue darle un cierre al conflicto, pero no fue posible.

El propio Novero pidió tiempo para evaluar alternativas, que hasta aquí parece no haberlas encontrado. En superficie, el gremio sigue pidiendo una recomposición salarial del 22 por ciento, dividida entre marzo y julio, como piso.

La última oferta que recibió la entidad por parte del Ministerio de Trabajo de la Nación hablaba de desglosar el aumento entre abril y julio, aspecto que fue rechazado por la Comisión Directiva.

Lo que más molestó en el Simape fue la ratificación que hizo la cartera laboral del Somu como representante de los marineros: “Nos ignoraron”, se quejaron. Y el paro siguió con una de sus claves irresueltas.

Comentá la nota