Novero: “Estaríamos dispuestos a firmar un aumento del 22 ó 23 por ciento; pero en una sola cuota”

Alejado de aquel 30 por ciento esgrimido en el comienzo de la negociación salarial, el secretario general del Simape, Juan Domingo Novero, sentó una posición más conciliadora durante una conferencia de prensa que brindó el gremio. “Estaríamos dispuestos a firmar un aumento del 22 ó 23 por ciento; pero en una sola cuota”, dijo. “Si nos tenemos que correr del medio para que el Somu firme un acuerdo que le sirva a la gente, lo haremos. Acá nos es una cuestión de cartel”, agregó.
Frente a buena parte de la prensa local, el dirigente lanzó: “Estaríamos dispuestos a firmar un aumento en el orden de lo que se está firmando a nivel nacional: el 22 ó 23 por ciento; pero en una sola cuota”.

El aumento rubricado por el Somu y rechazado por el Simape, vale recordarlo, fue precisamente del 22 por ciento; aunque dividido en dos partes: el primer 11 por ciento desde abril y los restantes 11 puntos en octubre.

Desde la entidad local, que hoy sumó el apoyo de la CGT, entienden que con el efecto inflación el desdoblamiento terminaría por diluir el incremento y por eso reclaman que se efectivice en un sola instancia.

Según expuso el secretario adjunto del gremio, Pablo Trueba, además sería necesario incorporar los ítems vinculados a la producción, que conforman la mitad del ingreso percibido por los marineros.

“Si nos tenemos que correr del medio para que el Somu firme un acuerdo que le sirva a la gente, lo haremos. Acá nos es una cuestión de cartel, que es Susana Giménez o Moria Casán”, comparó el dirigente.

El propio Novero ratificó esa posibilidad como una salida al conflicto que mantiene paralizada la actividad de los buques: “Si lo tiene que firmar el Somu, que lo firme; después nosotros haríamos un acuerdo en espejo. Ese no es el problema”, dijo.

Sin embargo, desde el Ministerio de Trabajo de la Nación por ahora no expresan voluntad para rescribir el texto que días atrás sellaron los representantes de Caipa y la Cámara de Armadores con la fracción de Omar Suárez.

Es más, fuentes empresarias admitieron ante Pescare.com.ar que en las últimas horas bajaron mensajes desde la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación para que no muevan ninguna ficha del tablero armado.

Anoche el arco empresario analizó el estado de situación y buscó consensuar una estrategia frente a la prolongación del conflicto. La citación compulsiva de los trabajadores es una todavía una posibilidad latente.

Por su parte, el Ministerio de Trabajo de la Provincia convocó a las partes en disputa a una nueva reunión. Será este miércoles, a las 14. La novedad la transmitió hoy el delegado regional, José San Martín.

Desde las cámaras empresarias aún no confirmaron si van a concurrir: “Todavía no decidimos nada”, alertaron desde Caipa.

Mientras tanto, la preocupación por la falta de actividad se traslada a otros sectores de la cadena. En una convocatoria informal, la Abin trató ayer por la noche la problemática.

Desde talleres y firmas proveedoras del sector naval ven con inquietud el corte en la cadena de pagos provocado por la sucesión de conflictos. Desde abril que el sector no encuentra la ansiada normalidad operativa.

Comentá la nota