Nueva jornada de paro de estatales

Los sindicatos estatales cumplieron ayer con la primera de las dos jornadas de huelga que convocaron para esta semana en demanda de aumentos salariales. Según los gremios, tuvo un alto grado de acatamiento.
Los intentos del gobernador Oscar Jorge y los intendentes por neutralizar la protesta salarial de ayer no tuvieron efecto, ya que un alto número de trabajadores acató el llamado a la huelga y algunos -entre 200 y 300- improvisaron una protesta callejera frente a Casa de Gobierno que generó un caos en el tránsito durante el mediodía.

"Tenemos información de que fue del 100 por ciento en Casa de Gobierno y en la Legislatura", aseguró Ricardo Araujo, secretario general de ATE, al concluir la protesta callejera. "En otras reparticiones, y en el interior de la provincia, también ha sido importante", acotó.

Improperios.

La protesta de ayer se hizo sentir con fuerza sobre la hora 12, cuando algunos manifestantes recorrieron los pasillos de Casa de Gobierno al ritmo de bombos y redoblantes pero luego fueron expulsados del edificio y decidieron concentrarse en la rotonda de avenidas Luro y San Martín.

"Fue algo totalmente espontáneo, esto no estaba previsto", confesó Ceferino Riela, secretario general del Sindicato de Trabajadores Judiciales (Sitraj) en medio de la bulliciosa protesta. "La gente decidió salir a la calle y por unos minutos expresar su bronca por la falta de respuestas del gobierno".

En pleno mediodía, la concentración de los trabajadores en la calle provocó un caos en el tránsito que generó respuestas disímiles de los conductores. Algunos tomaron con tranquilidad el momento, pero hubo muchos que, apurados por la hora o la salida de sus hijos de la escuela, la emprendieron a los gritos contra los manifestantes. No hubo situaciones graves excepto algunos intercambios de improperios.

La protesta en la rotonda duró apenas media hora, entre las 12 y las 12.30, aproximadamente. "Esto fue sólo una práctica", graficó Araujo. "Vamos a ver qué pasa mañana (por hoy)", acotó Riela.

Sitrasap.

Carlos Ortellado, titular del Sindicato de Trabajadores de la Salud, declaró que la asistencia a la asamblea del sector fue "masiva y se debatieron varias cosas: estamos pasando situaciones de apriete y de maltrato".

Indicó que "la reducción del personal y la falta de recursos humanos terminan generando conflictos internos y discusiones entre los mismos compañeros porque estamos atiborrados y encima a veces vienen con modificaciones que no ayudan". Explicó que "quieren implementar, con el mismo personal existente y modificaciones absurdas, soluciones a los problemas de la demanda; que termina trayendo peores consecuencias. Este fue uno de los temas que debatimos junto a la cuestión de la seguridad y los aprietes".

Respecto a este último punto, el gremialista señaló que "tenemos información concreta y precisa de que llegó un listado del todo el personal adherido al paro al Ministerio de Salud y que lo firmó el ministro. También sabemos de dos compañeros, que son vigilantes comunitarios y pertenecen a la planta del hospital, que se los pasó como adheridos al paro y eso fue a Personal de Casa de Gobierno. Estamos atentos para que estos compañeros no sean sancionados, ya que están haciendo valer su derecho a la huelga. Más allá de las 'presiones verbales', que aunque ya estamos acostumbrados, igualmente terminan molestando", puntualizó.

Piden achicar gastos y tener ideas

Durante la jornada de ayer la ciudad presenció la realización de nuevas asambleas de parte de los trabajadores estatales, luego del sonado fracaso de la reunión que organizó el gobierno provincial entre intendentes, funcionarios y gremialistas. Las convocatorias de ayer fueron el paso previo a la movilización que tendrá lugar hoy a la mañana, y que promete una multitud similar o mayor a las registradas la semana anterior.

Concretamente, la concentración de los empleados judiciales, que se convocó al estacionamiento de la sede judicial, sobre la avenida Perón, con gente llegada desde el interior, se sumó al paro de 48 horas al que llamó la Mesa Intersindical. Ceferino Riela, secretario general del Sitraj, dialogó con Radio Noticias y se explayó sobre la reunión mantenida el martes en el Salón de Acuerdos de Casa de Gobierno y sobre la tensa situación que comienza a palparse para la definición de la política salarial.

El sindicalista señaló que "estamos sufridos, ayer (por el martes) la reunión fue lamentable, como diría (Jorge) Lezcano (UPCN), subieron 76 intendentes al ring, lo que hizo fue que tuviera más combustible todavía y que se profundice aún más la crisis entre trabajadores y Gobierno". Explicó las actividades de la jornada de ayer, que recorrió Tribunales, "vamos a pasar por las dependencias judiciales y hacer sentir nuestros bombos y nuestros reclamos en el sector, porque hoy el paro es sectorial y vamos a pasar por cada una de las dependencias de las oficinas para que luego se realice la asamblea y se profundice y determinen los pasos a seguir para el día de mañana".

Sobre las medidas adoptadas para hoy, Riela indicó que "van a converger diferentes columnas de diferentes lugares en el Centro Cívico a las 10 y estamos también convocando a los compañeros del interior porque si al gobierno no le han bastado seis días de paro y movilizaciones; no se ha dado cuenta que la gente está en la calle y es preocupante esta situación (ayer también se lo dijimos a los intendentes), porque vamos a redoblar los esfuerzos".

Respecto a la postura adoptada por los jefes comunales, recalcó que "algunos intendentes han firmado la solicitada con una total hipocresía, porque ellos mismos han duplicado las dietas; en algunos casos llegando a los 20.000 pesos y están opinando sobre sueldos de 3.000". Agregó que "en la reunión, los intendentes no emitieron opinión. Yo les pregunté a cada uno de ellos si eran todos peronistas y sólo uno declaró que era del Frepam. Les pregunté si conocían los números de las reservas, los plazos fijos (y lo pregunté dos veces) porque nosotros no lo sabíamos, obviamente para demostrar que en una falacia lo que dice el gobierno de que no hay plata".

Opciones y reflexiones.

El sindicalista evaluó que "hay que tener un diálogo pero con propuestas superadoras. Nosotros (al gobierno) les dimos la posibilidad y les tiramos un salvavidas desde la asamblea diciendo que el 19 por ciento en el primer semestre es aceptado, se descomprime el conflicto y nos sentamos a charlar en agosto. Pero necesitamos una política salarial seria en la provincia de La Pampa; no es posible que en época de vacas flacas se ajuste sobre la cabeza de los trabajadores y nada se diga de toda la plata que se está metiendo en el megaestadio, que es la caja sin fondo donde se tira el dinero de todos los pampeanos".

El dirigente aludió además a las polémicas declaraciones del gobernador respecto a la obra del autódromo, que no pasaron desapercibidas y Riela trajo al discurso. Respondió aduciendo que "un gobernador que sale a decir que ' se pondrá toda la plata que necesite el autódromo' es decir, si estamos en crisis hay que achicar ciertos gastos; o sea que lo importante y lo urgente, van a salir a cubrirlo. Creo que hoy la gente en la calle es lo más urgente y no podemos hablar de crisis cuando salen a comprar autos cero kilómetro". Como opción, planteó que "emulen un poco lo que hizo el ex gobernador de San Luis, (Alberto) Rodríguez Sáa, que vendió todos los autos de la Administración Pública. Achicar gastos, tener ideas y que las variables sean otras y no solamente la cabeza de los trabajadores".

Consultado sobre la posibilidad de establecer el paro indefinido, Riela contestó que "no lo puedo decir con certeza porque quedará a criterio de las asambleas. Pero la cuerda se está estirando demasiado; del lado del gobierno se está deshilachando y del lado de los trabajadores se está trenzando cada día más. Esto es una lectura que tendrá que hacer el gobierno".

Comentá la nota