Nueva promesa de repuestos destrabó el paro en la Tamse

Los coches no circularon ayer durante todo el día y recién empezaron a salir hoy. El municipio prometió hacer compras directas para asegurar stock de insumos por 10 días.
Asamblea. Ayer, los choferes de la Tamse paralizaron el servicio desde las 10 de la mañana.

Los servicios de la empresa municipal de Transporte Tamse, que ayer estuvieron paralizados durante toda la jornada por asambleas de los choferes, retomaron la normalidad desde la primera prestación de hoy, tras registrarse un acuerdo transitorio entre los trabajadores y la Municipalidad de Córdoba.

Los choferes protestaban, tal como ya ocurrió hace un par de semanas, por el mal estado de la flota de colectivos, situación que fue admitida por los directivos de la firma.

La situación se destrabó cuando los trabajadores aceptaron un nuevo compromiso del municipio para reponer el diezmado stock de repuestos y permitir así avanzar en las reparaciones más urgentes.

El acuerdo fue ratificado mediante un acta ante el Ministerio de Trabajo y supone el compromiso oficial de recomponer el estado de los coches en los próximos 10 días.

Según se indicó, la pretensión es salir de la emergencia mediante compra directa de repuestos para ganar tiempo y luego retomar la cadena de licitaciones que permita poner al día el taller de Tamse.

Durante la mañana, los choferes de Tamse reclamaban airadamente la presencia del intendente Ramón Mestre en punta de línea y amagaban con extender hasta hoy el paro de actividades. Pero luego fue hacia la sede de la empresa el secretario de Transporte, Juan Pablo Díaz Cardeilhac, quien con una nueva promesa de aporte de insumos logró que el servicio se restableciera.

Respecto al reclamo puntual por repuestos, casi no hubo discrepancias en el diagnóstico, entre los trabajadores y los funcionarios. El propio director de Tamse, Arturo Tejeda, admitió que el estado de la flota es “deplorable” por falta de mantenimiento preventivo y detalló que hay al menos 30 unidades a las que hay que hacerles el motor de nuevo, al margen de unos 70 coches que en promedio ingresan al taller con averías de distinto tipo.

No hace falta imaginar demasiado el impacto en el servicio de esa merma, considerando que la flota total asciende a 285 unidades.

Los choferes también deslizaron que tras el déficit mecánico en la flota de Tamse se esconde el anunciado interés del municipio por privatizar la empresa. “Desde noviembre que venimos denunciando que faltan repuestos. Quieren desprenderse de Tamse, pero no recuerdan que la empresa surgió por las privadas que se fugaron cuando vieron que el negocio no les cerraba”, cuestionó el delegado Sergio Acosta.

En rigor, el municipio tiene previsto licitar todo el sistema de transporte a mediados de año, ya que las concesiones de las privadas Coniferal y Ciudad de Córdoba ya están vencidas.

De todos modos, Díaz Cardeilhac negó que el Ejecutivo esté propiciando un vaciamiento de Tamse y recordó que la actual gestión encontró a la empresa con “deudas millonarias con proveedores, deudas previsionales y ART, coches parados por falta de gasoil, unidades sin mantenimiento y todas las cuentas cerradas por falta de pago”. También les dijo a los choferes que se está analizando la compra de unidades cero kilómetro.

A la polémica se sumó también el viceintendente, Marcelo Cossar, quien aseguró que con Tamse “no se puede hacer magia” y que es imposible revertir en dos meses el abandono que acusaba esa firma.

Además, ratificó que la actual gestión no está dispuesta a seguir poniendo 100 millones de pesos al año para subsidiar una empresa deficitaria que concentra el 40 por ciento de los usuarios del transporte urbano.

Comentá la nota