Una nueva protesta en la AFIP evidenció el malestar con el “autoritarismo” de Echegaray

Empleados del organismo recaudador a nivel nacional replicaron en la provincia un paro sin atención al público debido al incumplimiento laboral y salarial esgrimido por la dirección de la entidad. Paritarias clausuradas, régimen de concursos y estatutos disciplinarios sin reglamentar. Críticas a la modificación horaria. Presiones.
Decepción por los acuerdos salariales establecidos, disconformidad en torno a los nuevos esquemas laborales adoptados por la patronal y un creciente hastío por paulatinos incumplimientos en lo que concierne a pautas de trabajo que mellan la estabilidad del sector.

Todos esos aspectos confluyeron en la puesta en práctica de una medida de fuerza llevada a cabo ayer por los trabajadores que prestan sus servicios en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) a nivel nacional y que tuvo su réplica en nuestra provincia a través de la quita de colaboración y atención a los contribuyentes en las sedes con las que el organismo cuenta localmente.

Vale particularizar que la protesta se debe a una serie de exigencias consagradas en 14 puntos solicitados desde diciembre del año pasado, siendo que la gota que rebalsó el vaso fue la disposición encarada por el titular de la institución, Ricardo Echegaray, mediante la cual se modificó el horario de atención al público, unificándolo para todo el país, de 10.00 a 18.00 en el verano y de 9.00 a 17.00 en el invierno.

De acuerdo a lo señalado por Manuel Nuñez Ingrao (delegado por Tucumán en el Concejo Nacional de la Asociación Empleados Fiscales e Ingresos Públicos -AEFIP-) el malestar se justifica al argumentar que "en el Interior estábamos acostumbrados a una horario de 7.00 a 15.00 por una cuestión de idiosincrasia porque todos sabemos que en la siesta no circula normalmente nadie. Además, se suma la recomposición salarial, un nuevo régimen disciplinario que ya está firmado pero no lo quiere poner en vigencia, queremos un régimen de concurso que no es reglamentado, la carrera y escalafón ya está dispuesta y tampoco quiere recategorizarlos a los compañeros", indicó.

En tal sentido, adujo que el corolario fue el cambio de horario que afectó no sólo a los empleados sino también a los propios contribuyentes al momento de realizar los trámites respectivos. "La afectación de la modificación recae sobre todo en las mujeres con hijos menores, puesto que en el plantel de la DGI más del 50 por ciento son mujeres". Asimismo, el dirigente adujo que los concursos no son reglamentados "porque le conviene (a la administración de la AFIP) seguir nombrando a la jefatura intermedia a dedo ya que es una manera más fácil de manejarlos y presionarlos".

Durante la protesta que se concentró en la sede ubicada de 24 de septiembre al 900, los manifestantes elevaron su voz en contra del régimen salarial, al tener en cuenta que el último aumento de sueldo en paritarias se concretó en julio de 2010, mientras que la negociación no fue abierta el año pasado. Nuñez Ingrao recordó al respecto que fue el propio Echegaray quien justificó esta práctica ya que sostuvo que hacia fines de 2011 que los ingresos percibidos por su personal eran los más altos de la Administración Pública (ver recuadro).

"Echegaray miente y no respeta la paritaria impidiendo de esa manera que se distribuya de manera más justa el incremento salarial, dando cumplimiento a la premisa del gobierno nacional, de otorgarle más a los que menos ganan", expresaron desde AEFIP.

Vale resaltar que el paro tuvo como característica la no asistencia a los lugares de trabajo a lo que debe sumarse una movilización hacia la sede central ubicada en Capital Federal por parte de diversas delegaciones en representación de las provincias. Este accionar no pudo ser realizado con anterioridad debido a que el Ministerio de Trabajo de la Nación dictó la conciliación obligatoria entre las partes en pugna.

Desde el gremio del sector se aseguró que los negociadores del sindicato tienen que "enfrentar la violencia que genera la falta de voluntad de acuerdo de la patronal y la falta de imparcialidad mostrada por algunos funcionarios del Ministerio de Trabajo, que debería terciar para que no se atropelle ni a los trabajadores ni a sus institutos convencionales, firmados y homologados por dicho Ministerio", indicaron.

A su vez, el secretario general del gremio impositivo, Jorge Burgos, advirtió que "Echegaray se autoatribuye un aumento salarial que no gestionó, ya que el mismo es fruto del acuerdo marco negociado por el Frente de Gremios Estatales y la Presidenta de la Nación, donde se determinó que cada organización gremial integraría su propia paritaria, de acuerdo a las características del sector".

Dada esta situación, afirmó que el funcionario nacional "viola constantemente el convenio colectivo de trabajo y borra con el codo las actas que firma con la mano".

Relacionado con la actitud asumida por las direcciones de la AFIP ante las exigencias de los empleados, Nuñez Ingrao manifestó que "la DGI históricamente es verticalista en su totalidad, al estilo del ejército. Las autoridades locales responden siempre a la misma línea e inclusive, en este tiempo, endurecieron sus posturas imitando el método de no negociar nada por parte del Administrador federal".

Vinculado con los conceptos vertidos anteriormente, el referente provincial de AEFIP señaló que "hay una presión sindical que se fue acrecentando, ya que prendió en Tucumán la manera de dirigir de Echegaray, un autoritario totalmente, debe ser que extraña sus tiempos de cuando era suboficial de la Armada y de esa manera se conduce", lanzó.

La información provista por los dirigentes gremiales daba cuenta que el nivel de acatamiento a la medida de fuerza fue del 85 por ciento, e indicaron que el porcentaje restante se explica puesto que "debe tenerse en cuenta que hay muchas jefaturas donde se reciben muchas más presiones que los empleados normales, porque al no estar concursados los cargos, tranquilamente se los pueden sacar de un día para el otro".

Por este motivo, es preciso mencionar que la atención al público en las oficinas de la Ciudad se desarrollaron de manera dispar, puesto que había empleados que prestaban sus servicios, pero en lo que refiere a los contribuyentes, su presencia fue reducida debido a que se abstuvieron de realizar trámites ante las complicaciones que podrían surgir como consecuencia de la protesta.

Finalmente, se resaltó que el martes de la semana entrante tendrá lugar un plenario de los delegados de todas las seccionales del interior del país junto con la Mesa Directiva nacional para idear el nuevo plan de lucha en el corto, mediano y largo plazo en caso de no haber respuestas. "La patronal está jugando al desgaste con este largo conflicto, haciéndonos perder la paciencia", advirtieron desde AEFIP.

“Los mejores sueldos estatales del país”

Meses atrás el titular de la AFIP, Ricardo Echegaray había repudiado cualquier tipo de reclamo salarial en el organismo al asegurar que los empleados del mismo tienen "los mejores sueldos estatales del país ", con un piso de 17.000 pesos y recalcar que ningún director percibe menos de 42.000 pesos.

Asimismo, señaló que el 52 por ciento del salario de los trabajadores de la AFIP se incrementa en relación con la evolución de la recaudación impositiva. Y mencionó el sistema de vacantes para cónyuges, plus vacacional, retiro con los 20 mejores sueldos, y una flexibilidad en el régimen jubilatorio que permite a los hombres trabajar hasta 70 años y a las mujeres, hasta los 65.

Señaló también que por accidentes pueden percibir los dos primeros años el 100 % de los haberes sin concurrir al trabajo y 50% en los cuatro años siguientes, además de mencionar otros beneficios por maternidad, atención grupo familiar. "Ojalá los pudieran tener el 100 % argentinos, y por eso hay que trabajar, no parar", disparó.

Comentá la nota