Al nuevo presidente del Ippis no lo dejan asumir

Al nuevo presidente del Ippis no lo dejan asumir
El conflicto por la presidencia del Ippis no es tema concluido para los exdirigentes, que agredieron a los nuevos.
El cacique wichi Indalecio Calermo y un nutrido grupo de seguidores impidieron en la tarde de ayer que el electo titular del Instituto Provincial de Pueblos Indígenas -Ippis-, Enrique Arello, asuma el cargo en la sede de Tartagal. Y tampoco permitieron que lo haga en la plaza central de la ciudad norteña.

Calermo no acepta los resultados de la elección de autoridades realizada a fines de enero, donde la mayoría de vocales eligió al representante guaraní Enrique Arello como presidente mientras intentó que ese cargo lo ocupara el toba Demy Sosa.

Por esa razón, ambos protagonizaron ayer un serio enfrentamiento con unos 30 seguidores de Arello, quienes llegaron en las primeras horas de la tarde a la sede de Tartagal para participar de una reunión con las nuevas autoridades.

Cuando arribaron al lugar a bordo de una combi fueron corridos con amenazas por el expresidente y su gente.

Calermo, cacique de la comunidad La Mora, comenzó el jueves una protesta a la vera de la ruta nacional 34, bajo amenazas de corte, para repudiar a las nuevas autoridades del Ippis. El viernes se retiraron y decidieron ocupar la sede donde hubo insultos, forcejeos y corridas. La decisión de retirarse de Arello y su grupo evitó males mayores.

Los aliados de Calermo amenazaron con palos a los de Arello, que luego, se retiraron y se dirigieron a la plaza central.

Al cierre de esta edición, estaba previsto que se realizara un acto en la plaza San Martín con acompañamiento del diputado provincial Ramón Villa y otros dirigentes políticos, pero persistía el temor de que Calermo y unos 120 aborígenes, según estimaciones de la policía, pudieran protagonizar otro enfrentamiento y nuevamente intentaran frustrar ese segundo acto.

Ocupación de la sede

Mientras tanto, la sede del Ippis continuaba anoche ocupada por Calermo y Demy Sosa.

El primero considera que sigue siendo presidente, mientras que Sosa reclama la presidencia argumentando que escribana de Gobierno Dolli Isabel Nackle le hizo entrega de un acta donde se lo proclamó en ese cargo, pese a que eran minoría. Es que el día anterior a ese acto, Arello y cuatro vocales, también con una escribana, asumieron en la puerta de la sede de Ippis de la capital.

Mientras tanto, todos esperan que intervenga la ministra de Derechos Humanos, María Pace, o su par de Gobierno, Julio César Loutaif, para garantizar que se dé cumplimiento a la elección de la mayoría y seguridad. Cabe recordar que en este conflicto intervino hasta el gobernador Juan Manuel Urtubey y tras dos reuniones con los dirigentes de ambos sectores el Ejecutivo dio por concluido el debate admitiendo que Arello es el nuevo titular del Ippis.

Comentá la nota