Obras sociales: Scervino defendió la política oficial y criticó a algunos sectores sindicales

Obras sociales: Scervino defendió la política oficial y criticó a algunos sectores sindicales

El titular de la Superintendencia de servicios de salud disertó en el cierre de la Confederación Farmacéutica Argentina (COFA), y ratificó la política del gobierno para el sector. Dijo que hay que terminar “con el verso” de algunos gremios respecto a la defensa de la salud pública, a la que consideró con “altos bolsones de ineficiencia”.

A comienzos de agosto, el gobierno nacional anunció una histórica restitución de fondos para las obras sociales sindicales, un reclamo histórico de los gremios. Lo hizo a través de la creación de una cobertura universal, que de alguna manera genera una reconfiguración de la seguridad social. Este plan se completa con la creación de una agencia que regulará los medicamentos y prácticas médicas que se cubrirán en el país, para evitar amparos contra las obras sociales. Si bien estos pasos generaron algunas críticas, desde el gobierno defendieron la iniciativa, y afirman que se busca terminar con “los grandes bolsones de ineficiencia” que existe en el sector salud. Esta semana, los funcionarios a cargo de las medidas dieron una conferencia, y criticaron el “verso de la salud pública”. Le apuntaron a algunos sindicatos, sin identificarlos, y ratificaron el proyecto sanitario del macrismo.

En el marco del Congreso Mundial de Farmacia y el Congreso Farmacéutico Argentino, que tuvieron lugar esta semana en el hotel Hilton de Capital Federal, se realizó una conferencia donde se habló del sistema sanitario local. Allí, el titular de la Superintendencia de Servicios de Salud Luis Scervino y el futuro titular de la Agencia Nacional de Evaluación de Tecnologías en Salud (ANETES) Luis Secchi explicaron la política oficial para el sector, y defendieron los cambios que afectan a las obras sociales sindicales. Durante el evento, se habló de los problemas que existen detrás de la “judicialización de la salud”, que afecta a la seguridad social. Además, se criticaron a algunos sectores gremiales, que rechazan el manejo de los fondos que pretende hacer el gobierno.

“Cuando vemos la plata que invertimos, en forma de prevención, la Argentina y el mundo gasta la mayor parte de sus recursos en atención médica, cuando los determinantes de salud están vinculados a lo que se llama ‘estilos de vida’. Los sistemas del mundo siguen gastando fortuna para resolver un problema que está en otro lado”, explicó Scervino. En ese contexto, el funcionario explicó que en el sistema de salud argentino, el 62 por ciento de la población está cubierta por las obras sociales (que incluye las sindicales), el 10 por prepagas y el 28 por la salud pública. En este esquema, la seguridad social gasta menos dinero por paciente que el sector público, lo que Scervino identificó como un gran problema. “El sector público en términos de accesibilidad, es altamente ineficiente. Cualquier afiliado de la seguridad social tienen una accesibilidad mucho mejor que quien debe ir a las cinco de la mañana a pedir un turno al hospital”, agregó.

Ante esto, Scervino atacó a sectores gremiales que critican la política oficial. “La defensa del hospital público es un verso que vamos a tener que cambiar y reveer en la Argentina, sino no vamos a cambiar nunca el problema. Por qué es un verso, porque el Estado debe preocuparse por darle accesibilidad a esos 14 millones de argentinos sin cobertura, a la atención médica, a los medicamentos en farmacias, que puede recibir la atención en el hospital o en otro prestador público. Con este verso estimulado por algunos sectores sindicales locales que hay que defender el hospital público a ultranza, sin importar lo que haya adentro, caemos en esta situación de ineficiencia, de gastar más en el sector público que en la seguridad social”, remarcó el funcionario.

El superintendente destacó que “la mayoría del gasto público se da en sueldos”, y defendió el accionar de las obras sociales: “tienen un amplio nivel de accesibilidad, con una amplia canasta de servicios incorporadas al PMO, hay libre elección entre obras sociales o prepagas”. Además, dijo, cuenta con “un sistema casi único en el mundo, un sistema de reaseguro para poder financiar las prestaciones de alta complejidad, a través del Fondo Solidario de Redistribución”.

“Son muchas las cosas para discutir no nos vamos a poner de acuerdo si no partimos de un diagnóstico claro, y es que la argentina tienen un sistema de salud que compara con los vecinos es bastante bueno, pero que tiene grandes bolsones de ineficiencia, que están representados básicamente por el sector público, que los más carenciados son los que más lo lamentan. Hoy los hospitales no están a la altura para atender a los más necesitados, ni siquiera están habilitados para atender gente. No sé porque los dirigentes no dicen esto, será porque en los hospitales se atienden los pobres. Ahí debemos barajar y dar de nuevo, trabajar en serio”, concluyó Scervino.

Por gestiones suyas, Scervino asumió la titularidad de superintendencia, que es la encargada de enviar los millonarios fondos que el Estado nacional le entrega a las obras sociales. Además, fue el encargado de convalidar el proyecto para crear la nueva agencia de innovación tecnológica, que tendrá dos consejos, uno asesor y otro de evaluación, en el cual tendrá lugar la SSS. Ese sillón podría ser ocupado por alguien de confianza de los gremios.

Coment� la nota