Obreros de la construcción se declararon en estado de alerta y movilización

Obreros de la construcción se declararon en estado de alerta y movilización

El Titular de la UOCRA Patagones, Roberto Lipiante, confirmó a FM De la Costa que desde este miércoles, los trabajadores de la construcción agrupados en ese gremio se declararon en estado de alerta y movilización por la demora en el reinicio de varias obras en Patagones. Actualmente, 140 trabajadores permanecen en situación de desocupación. El referente gremial calificó la situación como “crítica”. 

“Hoy por hoy la situación es crítica; a pesar de que se reanudó la obra en el sector 4 del PROCREAR que se había parado en septiembre del año pasado y estamos incorporando compañeros,  ayer nos desayunamos que la empresa Oriente (a cargo del sector en reemplazo de la firma Baszkir) no iba a hacer ingresos de gente porque hubo muchos despedidos en otra de las zonas, por lo que una vez que hicieran los fondos de desempleo, iban a reiniciar las  incorporaciones”, señaló el referente gremial.

En Carmen de Patagones, las obras que permanecen paralizadas, algunas desde el mes de septiembre, son las 77 Viviendas del Plan Techo Digno, la construcción del Instituto Nº 25, edificio de la Escuela de Arte, y el edificio para la Escuela Secundaria Técnica (Barrio Bicentenario).

En diálogo con el medio radial, Lipiante precisó que actualmente “tenemos 120 compañeros registrados desocupados y 20 en espera de ingresar a la obra del sector 4 del PROCREAR, a través de la  empresa Oriente”.

A esta última, “están ingresando 5 obreros por semana y ya hay un total de 40 trabajadores ocupados”, agregó.

Sin embargo, el titular de la UOCRA indicó: “Tenemos un padrón muy importante de gente que se quedó sin trabajo de otras obras y tenemos que incorporarlos porque es lo que corresponde. De reiniciarse las obras mencionadas todos los compañeros desocupados estarían trabajando”, enfatizó.

Con respecto al diálogo con el Estado Municipal, expresó: “Nos reunimos con el intendente (José Zara) le dejamos en claro la situación que estamos pasando. Nos manifestó que está trabajando con esto pero nosotros vamos a sostener el diálogo hasta la semana que viene, donde esperamos que haya respuestas concretas”.

No obstante, la decisión del gremio fue declarar a los trabajadores de la construcción en estado de alerta y movilización, desde este miércoles.

“Una vez que cambió el gobierno veníamos pensando lo que podía pasar. Desde el municipio, en varias reuniones que tuvimos, nos manifiestan que están trabajando en eso, pero tanto a nivel local, como provincial y nacional tienen una misma línea política, por eso necesitamos que la gente del gobierno haga algo para no llegar al conflicto”.

Además Lipiante anticipó la adhesión del gremio de la construcción  al paro general programado para el próximo 24 de febrero: “Vamos a tomar las acciones que siempre tomamos los gremios; pueden ser cortes de puentes o de rutas”.

Comentá la nota