Ocho policías autoconvocados se encadenaron frente a Casa de Gobierno

En la mañana de ayer, ocho policías autoconvocados que están acampando en la peatonal de Fontana 50 desde hace un mes, decidieron saltar las vallas y encadenarse frente a la residencia del Gobernador
Tras esa medida se apreció en Casa de Gobierno un gran movimiento de funcionarios provinciales, luego del mediodía les pidieron que levanten la medida y que serían recibidos por el jefe de la Policía, Julio Blanco, y el secretario de Seguridad, Jorge Glinski, por lo cual decidieron abandonar la medida de encadenamiento aunque siguen acampando ya que Glinski no se presentó en la reunión prometida y no les dieron ninguna solución para el conflicto.

Al respecto, El Diario dialogó con Dante Rocha, quien aseguró: “levamos la medida de los chicos que estaban encadenados porque surgió una propuesta de negociación y plantearon que vayamos tres personas a la Jefatura de Policía donde nos iba a recibir el secretario de Seguridad, pero resulta que no estaba, nos recibió el jefe de la Policía y el subjefe. En ese instante que nos fuimos, inmediatamente nos pusieron a toda la Infantería, Policía Montada más el GEOP que permanece adentro, como vimos que los ocho compañeros iban a quedar aislados y cercados, decidimos sacarlos y están de nuevo en el campamento”, indicó.

La decisión de encadenarse surgió ante la falta de respuestas del Gobierno Provincial a sus reclamos, pidieron ser atendidos por algún funcionario con poder decisión, teniendo en cuenta que no estaba el gobernador Martín Buzzi pidieron ser atendidos por el vicegobernador Gustavo Mac Karthy, o por el ministro de Gobierno, Javier Touriñan.

Pasos a seguir

Consultado respecto del resultado de la reunión mantenida, los efectivos autoconvocados aseguran que no fue fructífera ya que no tenían nada para proponerles ni tenían poder de decisión, “el jefe y el subjefe de la Policía nos recibieron, la postura del jefe de Policía era que él no estaba autorizado a negociar nada, no sé para qué lo mandaron a hablar con nosotros, nos habló de la postura sobre las sanciones disciplinarias que nosotros ya las conocemos, ante este panorama levantamos la mesa de diálogo porque si no tiene poder de negociar, estábamos perdiendo el tiempo”.

Consultado respecto de los pasos a seguir, los autoconvocados indicaron que el campamento no lo abandonarán e incluso están pensando en recrudecer las medidas, como podría llegar a ser una huelga de hambres, “Vamos a ver si endurecemos un poco más la protesta, esto fue una prueba piloto, los compañeros están más firmes todavía, somos 50 compañeros con las familias y ahora tenemos un gran apoyo de la comunidad de Rawson que nos están acompañando para evitar que se produzca el desalojo”, agregó Rocha.

Lo cierto es que los acampantes temen que esta noche, durante la madrugada, intenten desalojarlos, tal como ocurrió unos meses atrás con los policías que acamparon en la peatonal, aunque en esta oportunidad son más.

En alusión a la posibilidad del desalojo, el policía exonerado Rocha indicó que “nos comentaron que en este momento (en la tarde de ayer) están reunidos el jefe de Policía, el jefe de Policía Federal y el secretario de Seguridad, no sabemos de qué se trata o si están planeando alguna estrategia para aplicar durante la noche, yo creo que deben estar viendo la posibilidad del desalojo aunque no creo que se animen porque no hubo ningún juez que haya dado la orden para poder desalojar, pero quizás toman la decisión política de desalojar, si lo hacen veremos dónde nos vamos pero la idea es seguir con el acampe.”

Glinski sospecha que Da Neves está detrás de los encadenados

El secretario de Seguridad y Justicia, José Glinski no pudo dar fe si el ex gobernador Mario das Neves está detrás del conflicto de los policías autoconvocados aunque los rumores sean muchos y podría tener algún sostén “han sido los mismos policías autoconvocados que nos han dicho que se han reunidos con funcionarios y diputados dasnevistas, pero no puedo dar fe que Das Neves esté detrás del reclamo”, sostuvo.

Informó que los ocho policías autoconvocados que se habían encadenado a una luminaria frente a Casa de Gobierno levantaron la medida aunque un grupo reducido de policías y exonerados de la fuerza siguen acampando frente al monumento del General Roca.

Para Glinski la medida de encadenarse ha sido “extrema” y no duda que fue para llamar la atención, “producto de la falta de acompañamiento que habían tenido en estos días y el retorno de algunos al trabajo”.

Dijo que nunca la policía hizo un reclamo de este tipo en gestiones anteriores, y sostuvo que la postura del gobierno es clara y se da de acuerdo a las posibilidades económicas, “hay quienes pretenden que esto se extienda en el tiempo, pero nosotros somos muy claros no sólo en el discurso, sino también en nuestras acciones, ante un reclamo que es abstracto, entre lo que se pide y lo realizable”.

El funcionario resaltó que no se apeló al uso de la fuerza y consideró que gran parte de los que conducen los reclamos están exonerados como agentes de policía, y por tanto pueden hacer por vía judicial las demandas que consideren pertinentes, “hemos atendido las demandas salariales y otras que tienen que ver con equipamiento, ropa, equipos de comunicación, en un contacto directo con el personal, que vamos a profundizar en nuestra gestión, porque la línea jerárquica siempre está abierta”.

Asimismo, Glinski adelantó que se está conformando el Equipo de Política Criminal “trabajando en el análisis de estadísticas, donde se han relevado los homicidios en Comodoro Rivadavia donde hemos conseguido dar los responsables”, y agregó: “Existe una matriz de violencia que no necesariamente se corresponde con la comisión de otros delitos”. Finalmente señaló que “tenemos que tener mucho más gente en la calle que es lo que nos demanda de la gente. Trabajamos las demandas de la fuerza policial, con nuevos programas de formación, asistencia legal, jurídica, y psicológica, avanzado en Comodoro y el Valle con la presencia de agentes en la calle”.

Comentá la nota