Ocupantes del Smata escracharon al secretario general del gremio y no descartan nuevos cortes

Una veintena de personas, entre ellas mujeres y niños, se reunió con el titular del gremio, César Trapote. Tras un breve encuentro y disconformes con las respuestas conseguidas, lo siguieron por las calles céntricas y evitaron que se retirara en taxi. Hoy se manifestarían en la Municipalidad.
Ocupantes de las viviendas del Smata le realizaron un escrache anoche al secretario general del gremio, César Trapote, en pleno centro de la ciudad, a quien le solicitaron respuestas sobre la situación del barrio tomado.

Todo comenzó minutos antes, aproximadamente a las 19.30, cuando un par de representantes de las familias se reunió muy brevemente con el dirigente gremial, quien habría expresado no tener poder para darles la luz, reclamo que ha mantenido movilizados a los ocupantes de las casas.

Disconformes con lo acontecido, este grupo, entre su mayoría mujeres y niños, siguió a Trapote desde la sede sindical -en Alem 546- por las calles céntricas hasta Rodríguez y Pinto, donde subió a un taxi.

En ese lugar, en instantes en que el movimiento de gente y vehículos era considerable, los manifestantes impidieron su salida, montando un escrache con bombos y un cartel que rezaba "Quiero luz, agua, mi casa", sostenido por una mujer con un bebé en sus brazos.

Allí permanecieron unos 20 minutos e incluso intervino la policía, que trató de disipar una movilización que poco a poco fue congregando a más gente, no solamente a curiosos, sino también a otras familias que habitan en el barrio.

Finalmente, los mismos manifestantes decidieron terminar con la movilización y dar vía libre a Trapote, con la consigna de llevar su reclamo nuevamente al palacio municipal.

"Se tiran la bolilla"

En medio de los ruidos, Multimedios El Eco dialogó con una de las mujeres presentes, quien contó que antes de la informal reunión "nos invitó a retirarnos, pero al final nos atendió", con la condición de que "no entremos con bombos ni nada". A lo cual les dijeron que "era pacífico, todas mujeres y chicos, y entraron dos a hablar".

"Nos explicó que él nunca dijo que no nos dieran la luz ni nada; que la documentación que tenía la tienen los abogados, que el que no nos da la luz es Lunghi", señaló la joven.

Por eso fue que "decidimos seguirlo, porque decidió cerrar todo. Fue simplemente eso, que él nunca pidió que no nos dieran la luz, que el que decidió eso fue Lunghi. Le tira la bolilla a él".

Sin embargo, "hoy (por ayer) en la Intendencia nos dijeron todo lo contrario (ver aparte). Entonces éste es el escrache para él, mañana (por hoy) se le hará lo mismo a Lunghi".

"Se manejan entre ellos el problema, porque van de un lado para el otro: Trapote dice que es Lunghi, Lunghi dice que es Trapote", agregó.

Para cerrar, la mujer adelantó que "seguiremos con los cortes de ruta, pero todavía no sabemos cuándo".

Comentá la nota