La CGT oficial quiere que se pague con bonos a las obras sociales

La CGT oficial quiere que se pague con bonos a las obras sociales
Propuso que el Gobierno emita un título a 5 años para saldar unos $ 18.000 millones.
La CGT oficialista que conduce Antonio Caló acaba de presentarle al Gobierno un complejo plan de ingeniería financiera que le permitiría a las obras sociales hacerse de una buena parte de los más de 18.000 millones de pesos que el movimiento sindical reclama como propios pero la administración de Cristina Kirchner sistemáticamente se niega a repartir. Según la propuesta que los sindicalistas le llevaron al jefe de Gabinete Jorge Capitanich, el Estado deberá emitir bonos del Tesoro que serán entregados a cada obra social a cambio de los fondos que se les adeudan.

El plan se discutió en el encuentro que los dirigentes Caló, Omar Viviani, José Luis Lingeri y Oscar Romero tuvieron el jueves pasado con Capitanich. “Lo consulto con la señora y les contesto”, les respondió el funcionario.

Igual, los miembros de la “mesa chica” de la central sindical se fueron de la Casa Rosada con la sensación de que la propuesta le pareció “practicable” al jefe de Gabinete. Hay otro factor, uno político, que hace pensar a los gremialistas que su iniciativa podría caminar: que el Gobierno no puede darse el lujo de que más gremios se pasen al polo del sindicalismo opositor que encabezan Hugo Moyano y Luis Barrionuevo. La lectura es que si la Casa Rosada distribuye parte de estos fondos el ánimo de los gremios se serenará. Muchas obras sociales sindicales atraviesan actualmente graves problemas financieros.

Básicamente, la propuesta de la CGT es que a cambio de los 18.000 millones de pesos el Estado emita bonos del Tesoro a 5 años, con los que el Gobierno cancelaría la deuda que mantiene con las obras sociales sindicales.

Esos títulos públicos podrán posteriormente ser vendidos por las obras sociales en la Bolsa de Valores al precio que les fije el mercado, probablemente uno bastante menor que el nominal.

En la CGT oficialista consideraron a la de los bonos como una “buena solución” ya que permitiría a la administración K seguir contando con los 18.000 millones de pesos y a que la cancelación final de los títulos públicos sería dentro de 5 años, es decir cuando haya otro Gobierno.

Los millonarios recursos que reclaman los sindicatos pertenecen al Fondo Solidario de Distribución y se encuentran en una cuenta de la casa central del Banco Nación que administra el Ministerio de Economía. Ese fondo se forma con un porcentaje -varía entre el 10 y el 20%, según el nivel salarial - de los aportes sociales de los trabajadores y empleadores. La plata que se recauda es para ayudar a las obras sociales sindicales en los tratamientos de alta complejidad y cubrir los gastos administrativos de la Superintendencia de Servicios de Salud.

Una duda es si esos 18.000 millones de pesos son palpables o si solo aparecen en los asientos contables del Gobierno. “La plata existe. Lo hemos chequeado con diferentes funcionarios y hasta con las autoridades del Banco Nación. Todos nos dicen que la plata está”, dijo un miembro de la conducción cegetista.

Comentá la nota