La CGT y la CTA oficial salieron a pegarle duro al Gobierno y planean manifestaciones

La CGT y la CTA oficial salieron a pegarle duro al Gobierno y planean manifestaciones
Andrés Rodríguez anticipó medidas de fuerza y Yasky dijo que Capitanich hablaba estupideces. Las marchas.
La CGT y la CTA oficial llegaron hoy al punto de mayor tensión con el Gobierno y ya planean manifestaciones en reclamo de un aumento del mínimo no imponible a Ganancias.

Por ahora descartan sumarse a la medida de fuerza que el resto de las centrales opositoras, aunque mantienen diálogos permanentes.

Esta mañana cruzaron al Gobierno dos sindicalistas que tienen lugares fijos en los actos de Cristina Kirchner: Andrés Rodríguez (UPCN) y Hugo Yasky, titular de la CTA oficialista.

El secretario general de UPCN, que es uno de los sindicalistas más cercanos a Cristina –incluso más que el titular de la CGT oficialista, Antonio Caló- aseguró que si el Gobierno no brinda una "respuesta" al reclamo sobre Ganancias, la CGT de Caló "tendrá que reunirse y evaluar si toma medidas de acción directa" y remarcó que la posibilidad de realizar una medida de fuerza "quedó latente".

"Los reclamos pueden intensificarse o no por razones políticas, pero no por el número de involucrados", argumentó esta mañana el jefe de gabinete, Jorge Capitanich, al ser consultado sobre el pedido que le realizó el lunes pasado Caló junto otros delegados sindicales durante un encuentro en la Casa Rosada.

Al respecto, Yasky, que en la última década fue un aliado incondicional del Gobierno, calificó como "una pavada" el argumento utilizado por Capitanich y afirmó que "es tan claro que esto hace falta cambiarlo y él mismo lo reconoce".

Tras estas declaraciones, Rodríguez reconoció que la suba del mínimo no imponible es una "inquietud" de la central, y que en el encuentro de ayer ofreció al Gobierno un "abanico de posibilidades".

Entre ellas, propuso una "reestructuración del impuesto a partir de un proyecto de ley, la elevación del mínimo no imponible, o bien exceptuarlo del aguinaldo", entre otras posibilidades, enumeró a Radio América.

En tanto Yasky, horas antes del encuentro que mañana mantendrá precisamente con Capitanich en Casa Rosada, también por ganancias, manifestó a esta agencia que esperará "qué respuesta nos dan y de eso dependerá que mantengamos o levantemos la protesta del 4 de agosto" frente al Congreso nacional.

Entre otros puntos, el titular de la CTA oficialista indicó que reclamará a Capitanich la "modificación de las escalas del impuesto a las ganancias" porque cree "que este impuesto, tal cual está configurado, representa una injusticia y hay que modificarlo para que sea un impuesto a los altos ingresos".

En tanto que Caló aseguró que su gremio, la UOM, es más proclive a hacer una manifestación que una medida de fuerza y no porque no quiera parar contra el gobierno: este año ya hubo 10 mil suspensiones en las fábricas de automóviles por el freno en la actividad y el gremialista no quiere hacer una medida que termine beneficiando a los dueños de las fábricas.

Por el lado de los gremios opositores, el titular de la Uatre, Gerónimo “Momo” Venegas dijo a LPO que la semana que viene se reunirán los gremios encolumnados detrás de Hugo Moyano y Luis Barrionuevo para definir la fecha del paro.

En el mismo sentido, el titular de la CTA opositora, Pablo Micheli, aseguró que también van a hacer un paro en agosto.

Comentá la nota