La CGT oficialista abrió una posibilidad a una futura fusión con la de Moyano

La CGT oficialista abrió una posibilidad a una futura fusión con la de Moyano

El titular de la UOCRA, Gerardo Martínez, dijo que la separación es “transitoria” y que “seguramente en muy poco tiempo vamos a estar todos juntos”.

La CGT oficialista que conduce el metalúrgico Antonio Caló emitió nuevos gestos hacia el sindicalismo opositor que encabeza Hugo Moyano, en torno al pedido del impuesto a las ganancias.

En ese sentido, el titular de la UOCRA, Gerardo Martínez, admitió en declaraciones al programa “Hola Chiche” de Radio Mitre, que entre la CGT oficialista y la CGT del dirigente camionero hay “más” coincidencias que diferencias, y al reclamo por la suba del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, sumó la necesidad de resolver el problema de la “desocupación, la marginación y el hambre” en el país.

Cuando Chiche Gelblung le preguntó si la agenda del paro era la misma que la de ellos, Martínez confirmó: “Es una agenda que veníamos trayendo de hace mucho tiempo, cuando estábamos todos juntos y que después, lamentablemente, a pesar de agotar todas las instancias no pudimos lograr la tan ansiada unidad”. “Aunque yo, particularmente, sigo pensando que este momento es transitorio y seguramente en muy poco tiempo vamos a estar todos juntos”, siguió.

Martínez formuló estos conceptos luego de que la central obrera que conduce Antonio Caló, pidió ayer al gobierno de Cristina Kirchner “escuchar los reclamos” que los sindicatos opositores realizaron en el primer paro nacional realizado contra el kirchnerismo, el martes pasado. El dirigente admitió así que ambas CGT están unidas por el reclamo ante la Casa Rosada.

“¿Cuál es el planteo tanto del compañero Moyano, del compañero Caló y de todos los trabajadores argentinos, más allá de los dirigentes?”, se preguntó Martínez. “Es que decimos que tiene que haber una valorización sensata, como sucede en cualquier parte del mundo sustentable, respecto del piso salarial vinculado al pago del Impuesto a las Ganancias”, se contestó.

Alertó que si bien “hay salarios que pagan impuestos, la mayoría del asalariado no paga impuestos porque ya pagamos impuestos en otros órdenes dentro de los valores impositivos que decide la Nación”.

Cuando se le preguntó cuál era su expectativa en cuanto a ser escuchados por la Casa Rosada remarcó que confía en que Cristina "va a atender este reclamo porque es justo, no es un capricho”. Agregó que frente a “este Gobierno, que tuvo una mirada productiva, social, distributiva, con inclusión social, ¿cómo yo voy a desconfiar que no va a entender demandas?".

Al preguntársele por qué la organización que lidera el metalúrgico Caló no acompañó el paro convocado por Moyano, el jefe sindical dio una larga explicación sobre los motivos que llevaron a distintos gremios a romper con la CGT Azopardo.

"Las diferencias que nos llevó en su momento a no concluir en una mirada sindical ni que Moyano siguiera siendo secretario general de la CGT es por el hecho que él comenzó a tener posturas tácticas", inició su explicación.

Acotó que, en cambio, "nosotros tenemos una planificación un poco más tratando de abarcar que todavía en la Argentina, por ejemplo, hay que resolver el problema del impuesto que pagan los salarios, pero también hay que resolver que todavía tenemos argentinos que no tienen la posibilidad de conseguir trabajo, es decir, todavía tenemos desocupación, marginación, todavía tenemos hambre en nuestro país".

"Hay muchos temas que resolver por lo tanto creo que hay que tener un componente más solidario, no solamente para aquel que tiene trabajo sino también ver cómo generamos una política más distributiva para aquel que tiene empleo y el que está desocupado", precisó.

Comentá la nota