La CGT oficialista desistió de sacar un documento que tenía críticas al Gobierno

La CGT oficialista desistió de sacar un documento que tenía críticas al Gobierno
Por Ricardo Cárpena

Lo resolvió ayer. El texto se iba a discutir en un plenario convocado para mañana.

La “mesa chica” de la CGT Balcarce ratificó ayer el plenario de secretarios generales que hará mañana en el Teatro Empire, en Hipólito Yrigoyen 1934, pero, sorpresivamente, resolvió que de allí no surgirá ningún documento final, en lo que se interpreta como una clara señal de que no existe intención de criticar a la Casa Rosada ni, mucho menos, de adoptar medidas drásticas.

De todas formas, influyeron en el ánimo de la central obrera kirchnerista algunas decisiones oficiales que apuntan a satisfacer sus reclamos: en las últimas horas se flexibilizó el reparto de los fondos de las obras sociales, se anunció la suba del aporte de los monotributistas a estas entidades y en la ANSeS estaría listo un “pre-proyecto” que mejora el alcance de las asignaciones familiares. Y todo indica, además, que Cristina Kirchner podría recibir finalmente a una delegación cegetista.

Los sindicalistas K se reunieron en la sede de la UOM, en Alsina al 400, en esta Capital, en donde debatieron primero sobre el controvertido plenario, pero el punto que llevó más tiempo fue la organización de la ayuda de esta central obrera para las víctimas de las inundaciones.

El plenario había causado malestar en el Gobierno porque fue tomado como una suerte de ultimátum sindica l ante la falta de respuesta a demandas concretas sobre el Impuesto a las Ganancias, los fondos de las obras sociales y las asignaciones familiares. De todas formas, se terminó suspendiendo por el viaje de una comitiva cegetista al funeral de Hugo Chávez.

Los dirigentes con más llegada al Poder Ejecutivo intentaron en su momento que se cancelara el plenario: afirmaban que si aprobaban un documento crítico, la Presidenta se iba a negar a recibirlos para escuchar sus planteos.

Ayer, los sindicalistas K concluyeron en que cancelar el plenario era “un papelón”, como admitió un dirigente experimentado, y que no se podía poner a consideración de los secretarios generales un documento que ya había trascendido a la prensa hace casi un mes. En ese texto se pedían paritarias “sin condiciones ni limitaciones de ninguna naturaleza”, la restauración del “régimen de asignaciones familiares universales”, la cancelación de las deudas de las obras sociales y una “verdadera actualización del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias”, aunque ratificaban su “originaria pertenencia a este modelo nacional”.

Por eso ayer se decidió que el plenario deliberaría sobre todos estos puntos, pero se evitaría difundir un documento. “No podemos endurecernos cuando está tan fresca la tragedia de las inundaciones”, explicó a Clarín un gremialista de peso. Participaron del encuentro, entre otros, Antonio Caló (UOM), Armando Cavalieri (comercio), Oscar Lescano (Luz y Fuerza), Carlos West Ocampo y Héctor Daer (sanidad), Omar Viviani, (taxistas), Andrés Rodríguez (UPCN y Jorge Lobais (textiles).

Comentá la nota