La CGT oficialista llevará al Gobierno su reclamo por Ganancias

En paritarias analizan pedir un 30% de aumento en promedio, pero el número depende de la presión fiscal.

La mesa chica de la CGT oficialista, que conduce el metalúrgico Antonio Caló, quiere volver a instalar como "tema central" la modificación en el Impuesto a las Ganancias, a través del cual el Gobierno se apropia de una porción del salario de los trabajadores. Ayer, los jefes sindicales hicieron saber que pedirán una reunión con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y los ministros Axel Kicillof (Economía) y Carlos Tomada (Trabajo), para elevarles este reclamo.

En el encuentro, que tuvo lugar por la tarde en la sede de UPCN, los gremialistas alineados con el Gobierno evaluaron cómo se posicionarán frente a las paritarias del sector privado. Como se venía manejando en los últimos días, coincidieron en que sus demandas de aumento salarial rondarán el 30%. Fuentes sindicales dijeron que se consideró como "piso de negociación" el porcentaje acordado en la paritaria nacional de los docentes, que se cerró el viernes pasado en el Ministerio de Educación de la Nación. Ese incremento será de 27,72% escalonado en dos tramos.

"Se va a estar pidiendo entre 28% y 32%, según el sector, sin que se afecte la actividad porque sabemos que no todos están igual", dijo una fuente gremial, y puso como ejemplo los problemas en automotrices y autopartistas. También evaluaron los últimos reportes económicos que hablan de una desaceleración del ritmo de la inflación, y que algunas consultoras proyectan para 2015 en torno al 25%.

Pero habría intención de parte del sindicalismo afín al Gobierno de mostrar firmeza con el ya antiguo reclamo de Ganancias.

"El tema de las paritarias está vinculado a Ganancias. Si no hay una respuesta y no se producen cambios en el impuesto, se habló de reclamar un porcentaje de aumento mayor", dijeron en uno de los gremios más grandes.

El reclamo por Ganancias es común a todo el sindicalismo. Con este tema al tope de la agenda 23 gremios del transporte -colectiveros, ferroviarios, camioneros, aéreo comercial, de carga, portuarios- ya han convocado a un paro nacional de 24 horas para el 31 de marzo próximo. La CGT opositora que conduce Hugo Moyano podría sumarse sobre la fecha, aunque en la reunión de consejo directivo que mantuvo el martes evitó pronunciarse para no dar un paso en falso si la huelga se diluyera.

En la reunión de CGT oficialista estuvieron junto a Caló, el dueño de casa, el estatal Andrés Rodríguez; Gerardo Martínez (UOCRA); Oscar Romero (SMATA); José Luis Lingeri (Obras Sanitarias); y Omar Viviani (taxistas).

Los gremialistas buscarán intentar que se aceleren los tiempos porque creen que la Casa Rosada podría diferir cualquier movida en el tema Ganancias hacia mitad de año, para usarlo en su estrategia electoral cuando lo considere más conveniente.

Los jefes sindicales saben también que tienen aliados dentro del Gobierno dispuestos a persuadir a la presidenta Cristina Kirchner de la conveniencia de modificar Ganancias para garantizarse la "pax" gremial no sólo hasta las elecciones sino hasta fin de año, cuando el Gobierno se despida.

Otro de los temas que trataron tuvo que ver con las obras sociales y la preocupación por los traspasos que se producen de los trabajadores con mayores ingresos a las prepagas, a través de obras sociales que las tienen como prestadoras. Por eso llevarán también a los ministros su pedido (que no es nuevo) para que se apliquen normas regulatorias que impidan este efecto, conocido como "descreme de las obras sociales".

Comentá la nota