En la CGT oficialista piden que se llame a una concertación

En la CGT oficialista piden que se llame a una concertación
El taxista Omar Viviani planteó reunir a empresarios, gremios y Gobierno para poder controlar la inflación.
Desde la CGT oficialista ayer salió un reclamo al Gobierno para que se convoque a una concertación social. Lo que llamó la atención fue la razón esgrimida: “La inflación que está perjudicando a todos los argentinos”.

El vocero de este reclamo fue el titular del sindicato de peones de taxis, el ex moyanista Omar Viviani. Así, blanqueó la preocupación real de los gremios oficialistas por la suba de precios, que el Gobierno había intentado minimizar en los últimos tiempos.

Y pidió la instrumentación de una herramienta que hace pocos meses tuvo un ensayo que se frustró: la convocatoria de un consejo económico social, integrado por el Estado, empresarios y trabajadores, tal como había intentado el secretario de Comercio, Guillermo Moreno. “Habría que hacer una convocatoria un poco más amplia que ese gesto que hizo Moreno que, como voluntad política está bien, pero que indudablemente no alcanza”, aclaró.

Viviani remarcó que “para mantener el consumo, también hay que mantener actualizado el valor del salario”. Y recordó que el congelamiento de precios como el que se aplica desde principio de este mes “nunca dio resultados”. Y afirmó que esta medida, “cuando se hace en forma unilateral, nunca da resultados”.

“Por eso nosotros también planteamos la creación de un consejo económico social, donde estén empresarios, (representantes del) Estado y trabajadores para ver si de alguna manera se puede ir recortando o parando esta inflación que, lamentablemente, nos está perjudicando a todos los argentinos”, señaló en declaraciones radiales.

“No digo que el sector empresario no tenga que ganar, pero también habría que tener un poco de responsabilidad social y buscar cómo encontramos el agujero al mate”, comentó.

Según el taxista, “éste es un camino que habría que transitar y creemos que es una posibilidad que nos permita controlar la inflación, seguir manteniendo el consumo interno, que no haya desocupación, despidos o suspensiones, pero para eso tenemos que poner todos un poco”.

“Si se pretende que solamente pongamos los trabajadores sobre la mesa lo único que tenemos, que es el esfuerzo propio, es decir, el salario, esto no va a funcionar”, advirtió. La central obrera que encabeza el metalúrgico Antonio Caló convocó a un plenario de secretarios generales para analizar estos temas. Le puso fecha para el próximo 7 de marzo.

Comentá la nota