La CGT oficialista pidió reunirse con la Presidenta para insistir en los reclamos

Busca debatir las paritarias y exigirá aumentar los topes de las asignaciones familiares; negociación por los planes de vivienda y escepticismo por el control de precios
La CGT más cercana a la Casa Rosada , a través de su jefe, el metalúrgico Antonio Caló, y del estatal José Luis Lingeri, ya había objetado el alcance del acuerdo de precios que regirá a partir de hoy en la Capital Federal y el Gran Buenos Aires. La central intentará ahora acompañar formalmente la iniciativa, pese a los cuestionamientos.

Mientras tanto, algunos de sus dirigentes de mayor jerarquía buscarán reavivar esta semana los canales de diálogo con el Gobierno para pedir beneficios para acceder a viviendas, insistir por la eximición al medio aguinaldo del pago del impuesto a las ganancias y volver a la carga para aumentar los topes del beneficio a la asignación familiar.

El primer encuentro significativo se concretará hoy, en el Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios. Su titular, Julio De Vido, recibirá al jefe de la Uocra, Gerardo Martínez. El gremialista pedirá "que se respete el convenio" para que los trabajadores sindicalmente organizados mantengan los beneficios para acceder a las viviendas del Plan Federal de Obras Públicas. Sería para aquellos trabajadores con capacidad de ahorro de 4000 pesos por mes por grupo familiar. Es parte de un antiguo trato que firmaron en 2005 Néstor Kirchner y Martínez.

Después de expresarse orgánicamente a través de un duro documento, en el que se reconocía que "el país está en una situación crítica", la CGT oficialista eligió ahora el camino de la cautela. Uno de sus referentes prefirió ayer callar sus planteos y opiniones hasta que se sepa con mayor certeza cuándo se reincorporará Cristina Kirchner a la actividad.

"Vamos a esperar qué pasa esta semana en el Gobierno y ver el impacto del acuerdo de precios", dijo un jerárquico de la central que suele caminar por los pasillos de la Casa Rosada.

En verdad, lo que espera con ansias la CGT es un llamado de la Presidenta. Ya se habría solicitado una reunión a través de los canales formales y mediante pedidos a más de un funcionario. Los gremialistas pretendan escuchar de su boca el pedido de "prudencia" para las paritarias que les exigió el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y conocer de primera mano sobre la viabilidad de algunas exigencias sindicales.

Preocupados por la incertidumbre inflacionaria y un eventual freno en la producción de empleo genuino, los sindicatos insistirán en dos pedidos: eximir del tributo de Ganancias al medio aguinaldo [sería para los sueldos superiores a $ 15.000] y elevar los topes para acceder a los beneficios de la asignación familiar. El dinero que se les adeuda a las obras sociales sindicales también es una asignatura que levanta preocupación.

Sobre Ganancias, Capitanich ya fue tajante antes del fin de año: no habrá anuncios al respecto. Sobre asignaciones, en cambio, la expectativa está aún viva y latente.

Rumbo a la negociación salarial, los gremios piden certezas en el control de la inflación. Sin tomar en cuenta las cifras del Indec, la mayoría se guía por mediciones propias o privadas, o de las universidades públicas. Hasta ahora, en la CGT oficialista se mencionó como referencia entre un 26 y un 30 por ciento como posible porcentaje de aumento. Caló ya advirtió que el número podría cambiar de acuerdo con el rubro. "Cada gremio acordará porcentajes de acuerdo con la actividad", dijo.

Para encauzar las paritarias, será clave que funcione el acuerdo de precios. Desde la CGT oficialista, la iniciativa ya fue desestimada. "Históricamente fui pesimista con los acuerdos de precios. No confío, aunque espero que esta vez pueda mantenerse en el tiempo", dijo hace unas semanas Lingeri, de Obras Sanitarias. Y Caló cuestionó que los valores ahora congelados no son los mismos que hace un mes.

En un intento de poner paños fríos, Gerardo Martínez apoyó la medida: "Es bueno todo lo que se pueda hacer para garantizar el poder adquisitivo del salario".

A LA ESPERA DE UNA SEÑAL OFICIAL

Antonio Caló

Líder de la CGT oficialista

Habría pedido una reunión con la Presidenta. Quiere debatir sobre paritarias y la asignación familiar. Duda del acuerdo de precios

Gerardo Martínez

Líder de la Uocra

Estará hoy con De Vido para reactivar un plan de viviendas. Fue uno de los pocos que apoyaron el acuerdo de precios.

Comentá la nota