La CGT oficialista prepara un documento crítico

Exigirá mejoras salariales y los fondos de la salud, pero mantendrá su respaldo a la Casa Rosada
El sector más moderado de la cúpula de la CGT oficialista definió ayer que el plenario de secretarios generales, que se hará pasado mañana en La Fraternidad, se desarrollará a puertas cerradas. El cambio sería para no escenificar en público el malestar de los gremios con el Gobierno.

Sin embargo, tras el encuentro, se conocerá un documento con críticas sobre "los temas pendientes", como el salario familiar, los fondos que el Estado les retiene a las obras sociales sindicales y un reclamo de una política a largo plazo para combatir la inflación, entre otras demandas. Así y todo, la central que encabeza Antonio Caló se mantendrá alineada con la Casa Rosada, a pesar de los cuestionamientos gremiales al discurso presidencial del viernes pasado. "Habrá críticas desde el plano gremial, pero con apoyo político al modelo. Habrá un equilibrio. No nos vamos a cruzar de vereda hacia la crítica feroz", dijo ayer a LA NACION un jerárquico de la CGT oficialista tras una reunión en la sede del Smata. Mientras tanto, la central opositora, que lidera Hugo Moyano, se reunirá hoy en Azopardo 802. Se oficializará la movilización del 14 del actual junto con la CTA disidente al Ministerio de Trabajo para reclamar "paritarias libres".

A puertas cerradas

Así se definió que será el plenario del sindicalismo oficialista en La Fraternidad

Comentá la nota