La CGT oficialista también apura la suba en los topes

La CGT oficialista también apura la suba en los topes
Primer trimestre del 2013 . La CGT oficialista se apuró ayer en fijar plazos a la demorada negociación de la suba del mínimo no imponible que lleva adelante con funcionarios del Gobierno, con el deliberado objetivo de evitar que Hugo Moyano se adueñe en exclusiva del reclamo por una sustancial baja de Ganancias para los trabajadores.

“Vamos a intentarlo sin abandonar el diálogo” , aclaró ayer el estatal Andrés Rodríguez, secretario adjunto y uno de los hombres de mayor peso en la conducción cegetista que encabeza Antonio Caló. Ayer, el titular de UPCN sacó a relucir la estrategia de la central opuesta a la del moyanismo durante la reunión del Comité Central Confederal que eligió al Comisión Arbitral de la entidad, en el teatro Empire propiedad de La Fraternidad.

“Además de luchar por la suba del mínimo no imponible, tenemos un proyecto que elaboramos conjuntamente con el compañero Horacio Ghilini para que se actualicen las escalas ”, dijo Rodríguez.

Fue un discurso que apuntó a frenar el protagonismo que por estos días viene recobrando Moyano, con sus encuentros con referentes opositores, que le dan visibilidad a sus reclamos por la suba del mínimo no imponible ( ver página 18 ) y a la negativa a aceptar topes en las futuras negociaciones paritarias por los aumentos salariales del 2013.

Otro que le apuntó al camionero fue Caló. Esta vez, con una infrecuente pimienta. Tal vez tocado por recientes declaraciones de Moyano, en las que lo acusaba de haber arreglado con la UIA y el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, un aumento salarial por debajo de la inflación para el año próximo, el metalúrgico sostuvo que “Don Quijote decía: ‘Sancho, si los perros ladran, es señal de que cabalgamos ’. Entonces, si los perros ladran, es señal de que esta CGT está haciendo algo por el movimiento obrero”.

Además, el titular de la llamada CGT Balcarse insistió en que “la entidad “está abierta al diálogo” con la Rosada, porque prefiere apelar “al tiempo antes que a la sangre” . Aunque admitió que “esperamos del otro lado soluciones”. Aunque aún no le dieron respuesta sobre el reclamo por Ganancias ni por la extensión de las asignaciones familiares, Caló se jactó de haber conseguido avances con los fondos para las obras sociales sindicales en gestiones con la Superintendencia de Servicios de Salud.

“Frenamos una resolución que afectaba a la atención a compañeros discapacitados”, dijo. Y para alimentar su contrapunto con el estilo del camionero sostuvo que “esto lo logramos sin hacer paro, sin cortar rutas, sin salir en los diarios, sin criticar al Gobierno y sin decir que está todo mal”. Rodríguez, a su turno, rechazo que los acuerdos pasen por ponerle topes a las paritarias.

Comentá la nota