“Omar Varela no está en la cárcel porque los médicos consideran que corre riesgo su vida”

“Omar Varela no está en la cárcel porque los médicos consideran que corre riesgo su vida”

El abogado habló sobre lo que están siendo los días del gremialista, que continúa internado en el Hospital Municipal de Olavarría. En ese centro asistencial, con custodia policial, ya lleva once días en carácter de detenido, después de que finalmente quedara confirmado el fallo por el que debe cumplir una condena de cinco años de prisión.

-¿Omar Varela sigue internado?

-Está en el Hospital Municipal de Olavarría, después de que, sobre la base de un pedido que yo formulara, el Tribunal Oral en lo Criminal número 1 de Tandil accedió a su traslado.

-¿Ese pedido lo había hecho cuando días atrás viajó a Tandil para reasumir la representación del gremialista?

-Exactamente. Yo reasumí como defensor el viernes 13 de este mes, juntamente con el estudio del Dr. Alberto Luis Piotti (el ex juez Federal). Hicimos primero un pedido para que Varela fuera trasladado desde el Sanatorio Azul al Hospital Municipal “Dr. Héctor Cura” de Olavarría. Básicamente porque, en principio, los condenados que están detenidos deben estar, de ser posible, en efectores públicos. Como Olavarría tiene en su hospital municipal todo un sistema de cardiología y cirugía cardiovascular muy bueno, solicitamos que lo trasladaran ahí y desde el Tribunal de Tandil accedieron rápidamente.

-¿Cuándo lo vio por última vez al gremialista?

-Hoy a la mañana (por ayer).

-¿Cómo está? ¿Cuál es ese estado de salud que presenta, que por el momento lo tiene internado en un hospital y no en una cárcel común cumpliendo con esa condena de cinco años de prisión que ahora está firme?

-Él se descompensó el día de su detención (el pasado 11 de marzo), cuando lo habían llevado a la comisaría primera. Ahí fue atendido por el Dr. Carlos Bachilleríe y por una médica de la Policía que ahora no recuerdo el nombre. Inmediatamente, ambos concluyeron que había que internarlo en el Sanatorio Azul. Después, con los antecedentes de salud que Omar Varela había tenido, el Dr. Carlos Bravo lo revisó. En un certificado que ese médico confeccionó, se indica que Varela tenía serios antecedentes cardíacos, entre ellos un infarto. De esa manera, se decidió su internación preventiva para empezar a realizarle estudios. Y se descubrió que tiene arterias tapadas. A decir del médico que lo atendió, eso es una bomba de tiempo que puede provocarle más problemas cardiacos en cualquier momento. A tal punto que ahora le están haciendo estudios para evaluar la posibilidad de colocarle un stent. Vamos a esperar. La idea es que evolucione y esté en condiciones físicas de soportar cualquier alternativa judicial.

-¿Permanece con custodia policial en el Hospital Cura?

-Sí, por supuesto. Él está, en calidad de detenido, en una habitación con custodia policial las veinticuatro horas.

-¿Y cómo es su estado de ánimo?

-Es el de una persona que ha recibido una noticia donde la Corte Suprema de Justicia de la Nación le falló en contra y ordenó su detención. Por supuesto que no es agradable recibir una noticia de esas y estar ahora en la posición que él está. Está apoyado por su esposa y sus hijos. Esperemos que se encuentre bien en los próximos días. Hoy por hoy, la preocupación fundamental es su salud. Después veremos cómo sigue todo.

-Si bien ahora usted reasumió su representación, ¿los demás abogados no tenían conocimiento del fallo más reciente de la Corte Federal que implicaba que Varela iba a ser detenido, algo que ya llevaba varios meses de dispuesto?

-El recurso denegado es de junio de 2013. Pero hubo un recurso de queja que salió el año pasado. Desde que Casación falló en contra, después de que le redujera de seis a cinco años esa pena de prisión a la que en principio el Tribunal de Tandil lo había condenado, ahí asumió la Defensa el estudio del Dr. Piotti, mismo estudio con el que, durante los pasados meses de enero y febrero, trabajamos para elaborar una acción de revisión de la causa. Casualmente, esa acción de revisión fue presentada en Casación en el mismo momento en que se disponía su detención. A partir de ahí, a los dos días se interpuso un pronto despacho, que es un escrito mediante el cual nosotros, además del análisis de la causa porque surgieron nuevas pruebas y hubo otras que no se presentaron en el juicio, pedimos la suspensión de la ejecución de la sentencia hasta tanto el Tribunal de Casación, concretamente la Sala I, ordene la revisión de toda esa prueba ofrecida, que es numerosa. Habida cuenta la detención, lo que se hace es presentar ese pronto despacho pidiendo que se haga operativo ese capítulo atinente a la suspensión de la ejecución de la sentencia hasta tanto Casación pueda tener un conocimiento más acabado de la causa al tomar esa acción de revisión.

-Pero más allá de todo eso, para el Tribunal que en primera instancia juzgó y condenó a Varela en diciembre de 2009 hay un fallo que ya está firme. De lo contrario, no habrían ordenado la detención del gremialista.

-Sí, por supuesto. Hay firmeza en la sentencia del juicio. Lo que se está pidiendo ahora es una acción de revisión. O sea, una reapertura de la causa habida cuenta de un montón de pruebas que se han presentado y que, en su momento, se dejaron de lado.

-Mientras eso se resuelve dicho pedido no impide que Varela cumpla con esos cinco años de prisión que le impusieran en Casación, cuando aquel fallo de primera instancia fuera confirmado parcialmente y al titular del STMA lo consideraron autor de varias estafas y otras defraudaciones contra empleados municipales afiliados a su gremio…

-No. De hecho hoy está cumpliendo con la ejecución de la pena. La única diferencia es que, en lugar de estar en una unidad penitenciaria, Omar Varela se encuentra internado en un hospital por problemas cardíacos.

-¿La causa ya pasó a un Juzgado de Ejecución Penal, teniendo en cuenta que ahora Varela es un penado y no un encausado?

-No. Hasta el viernes pasado no había pasado el expediente al Juzgado de Ejecución. Creo que en los próximos días ya estará ahí.

-¿Las próximas presentaciones que hagan, por ejemplo para ver de qué manera Varela va a estar privado de la libertad durante esos cinco años, las van a tener que hacer en Ejecución?

-Nosotros, con la acción de revisión y el pronto despacho, estamos solicitándole al Tribunal de Casación que suspenda esa ejecución de sentencia. La semana que viene vamos a tener novedades al respecto y veremos si el Tribunal de Casación hace lugar a eso. En ese caso, no tendría que estar en ejecución la sentencia, sino que volvería a ese Tribunal de Alzada para que mande a hacer un nuevo dictamen u otro juicio. Pero hoy por hoy Varela está cumpliendo con la ejecución de la sentencia y ya lleva una semana y media privado de la libertad.

-¿Creen que podría recuperar la libertad?

-Recuperaría la libertad, lo que no implica que inmediatamente salga del hospital porque, en realidad, el cuadro que tiene nos preocupa en demasía.

-¿Usted considera que hoy por hoy Varela no está en condiciones de afrontar esta pena en una cárcel común?

-No lo digo yo, lo dicen los médicos. Por eso está internado. Es una cuestión objetiva. Omar Varela en este momento no está en la cárcel porque los médicos consideran que corre riesgo su vida. Es evidente eso. Si no, él estaría en una unidad penitenciaria.

-De no prosperar esa acción de revisión en Casación, ¿el próximo paso de ustedes, sus defensores, será tratar que Varela no cumpla esa pena en la cárcel, teniendo en cuenta sus antecedentes de salud?

-Puede ser. Nosotros vamos a tratar de que él esté lo mejor posible. Lo primero es que su salud esté bien. Vamos a ver qué dicen los médicos. Si consideran que no es conveniente que Varela cumpla una ejecución de pena en una unidad penitenciaria, por supuesto que vamos a hacer todos los escritos y todas las acciones necesarias para que lo haga de la forma que mejor los médicos lo consideren para asegurar su vida.

-¿Qué alternativas cabrían en ese caso?

-Una prisión domiciliaria. Pero para eso todavía falta.

El dato

Pérez Guedes habló también de la situación laboral de Varela. “Ha sido suspendido preventivamente y sin goce de sueldo en la Municipalidad. Como es el Secretario General del Sindicato de Trabajadores Municipales e integra la comisión directiva de la Federación de Sindicatos Municipales Bonaerenses, el intendente Inza, si quisiera echarlo, tendría que excluirlo de la tutela sindical que él tiene. Es decir, quitarle la inmunidad gremial. Por ahora, Varela no puede ser despedido sin que antes no se haya promovido una acción para que sea excluido de su tutela sindical”. Al respecto, el abogado agregó que “días atrás mi socio, el Dr. Pedro De Luca, interpuso un escrito en la Municipalidad de Azul donde se informó sobre esa acción de revisión y pronto despacho presentados en Casación. Algo que, si es admisible, le permitirá a Varela seguir gozando de su tutela sindical y, por lo tanto, no podrá ser despedido.

Comentá la nota