La CTA opositora confirmó que antes de fin de año habrá otra movilización

La CTA opositora confirmó que antes de fin de año habrá otra movilización
El secretario general, Pablo Micheli, aseguró que la protesta podría ser con "abandono de tareas". Además, responsabilizó a la Presidente por producir una "división terrible que pone en riesgo a la democracia"

Micheli respaldó "en parte la declaración de la Iglesia" que advirtió sobre el "peligro" de que la Argentina se divida "nuevamente en dos bandos irreconciliables". Al respecto, repudió las recientes declaraciones de la primera mandataria por "haber comparado los fondos buitre con las demandas de los jubilados".

Tras encabezar un plenario nacional de la CTA que lidera luego del paro general del 20 de noviembre que convocó junto a la CGT de Hugo Moyano, el sindicalista ratificó para este mes una movilización a nivel nacional, que podría incluir el retiro de los lugares de trabajo.

"Todavía no le pusimos día porque lo vamos a discutir la semana próxima con la CGT y las otras organizaciones que llevamos adelante la última medida de acción, como también tantas otras medidas", señaló el dirigente.

Añadió que si bien "no está planificada la posibilidad de un paro de 24 horas, probablemente la convocatoria será con abandono de tareas si es un día de semana".

El titular de la CTA opositora criticó duramente a la jefa de Estado al acusarla de fomentar las "divisiones" de la sociedad y acrecentar la "violencia".

"Esta situación de no querer escuchar a nadie que piense distinto a la Presidencia de la Nación y poner a quien piense en el lugar del enemigo, genera una división terrible en la sociedad, con odios que a veces parecen irreconciliables, que encima pone en riesgo a la propia democracia", alertó.

El jefe sindical condenó el "ninguneo" por parte de las máximas autoridades gubernamentales de la primera huelga nacional realizada contra el kirchnerismo el 20 de noviembre.

"Hemos recibimos descalificaciones de parte de la Presidenta, palabras despectivas frente a la actitud de movilización de los trabajadores. Fuimos ninguneados sistemáticamente", se quejó.

Micheli le endilgó a la Casa Rosada la pretensión de "querer acallar la protesta social con represión". En relación a ello, advirtió sobre la posibilidad de que el kirchnerismo "intente alguna forma de desalojo violento en la Isla Demarchi" y adelantó que si se produce una situación de estas características, "vamos a resistir para que no se entregue ese lugar porque ahí trabajan mil compañeros".

Comentá la nota