La CTA opositora pide que las subas a los policías se extiendan a otros trabajadores

Pablo Micheli anticipó que las tomarán como referencia para las próximas discusiones paritarias.
Para Pablo Micheli, jefe de la CTA rebelde, las subas salariales que consiguieron los policías del interior serán la referencia para las próximas discusiones paritarias. “¿Quién va a pedir menos de aumento? Acá lo que se demostró es que plata hay, que el problema es la distribución absolutamente regresiva de los recursos”, dijo anoche a Clarín el sindicalista. Y agregó: “El otro problema es la desidia del Gobierno, que dejó llegar las cosas a estos niveles”.

El líder de la central sindical anti K acaba de recibir un trasplante de riñón (la donante fue su hermana, Elizabeth). Desde el lunes el sindicalista está en su casa, aunque todavía no se reintegró del todo a sus tareas. Hoy, por ejemplo, no participará de la reunión de Consejo Directivo de la CTA, donde se definirá si la central llamará a un paro nacional o a una movilización el 19 ó 20 de diciembre próximos.

La intención de la CTA es que la CGT de Hugo Moyano se sume a su protesta, pero es improbable.

“¿Tuvo que haber 9 muertos para que se dignen a pagarle un sueldo digno a los policías? Acá lo que hay es desinterés en resolver los problemas de la gente por parte de los que nos gobiernan”, se quejó ayer Micheli.

El sindicalista también se preguntó: “¿Por qué uno policía puede tener un salario básico de $8.000 y un docente, un enfermero o un trabajador privado no pueden tener el mismo salario? ¿Qué es más importante, la educación, la salud o la seguridad”.

Enseguida, Micheli aclaró que no criticaba que un policía gane $8.000. “Ese debería ser el salario mínimo en la Argentina.

Una enfermera de Chaco gana menos de $4.000, ¿acaso es menos que un policía?”.

Comentá la nota