Optimismo en la CTA tras el encuentro con Carlos Tomada

Optimismo en la CTA tras el encuentro con Carlos Tomada
Estiman que habrá una suba del mínimo no imponible "antes del segundo trimestre". El ministro de Trabajo se comprometió a convocar a la comisión de empleo contra el trabajo informal.
El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, continuó ayer con la ronda de contactos con los sindicatos para encarar la discusión salarial de este año, en medio de un escenario donde cada vez cobra mayor relevancia la modificación del Impuesto a las Ganancias. En tal sentido, el funcionario mantuvo por la tarde un encuentro con la cúpula de la CTA que conduce Hugo Yasky, donde escuchó la propuesta de la central para este tema y se comprometió a convocar a la subcomisión de empleo que conforman trabajadores y empresarios en el ámbito del Consejo del Salario para discutir medidas contra el trabajo no registrado.

En lo que respecta a Ganancias, la CTA impulsa una reforma fiscal con mayor presión impositiva sobre los sectores de mayores ingresos y que presenta algunas similitudes con la presentada por la CGT (ver recuadro aparte).

Durante la reunión, que se prolongó casi dos horas en la sede de la central sindical de la calle Piedras, Tomada reconoció que se incrementó en los últimos años la porción de asalariados alcanzados por el tributo hasta llegar al 20% actual, y se comprometió a buscar una solución. "Yo creo que habrá algún tipo de respuesta en menos de dos meses", comentó a Tiempo Argentino Pedro Wasiejko, secretario adjunto de la CTA, al término de la reunión.

Con respecto a la discusión salarial y tal como aconteció la jornada previa durante el encuentro con los dirigentes de la CGT, Tomada –quien llegó acompañado por el jefe de Gabinete Norberto Ciaravino y el secretario de Empleo Enrique Deibe, entre otros funcionarios– manifestó que no habrá pisos ni techos durante las futuras negociaciones paritarias.

"Se coincidió en la necesidad de mantener la capacidad adquisitiva del salario y la mejora de la distribución del ingreso con paritarias libres como ha ocurrido desde 2003 a la fecha", señaló la cartera laboral a través de un comunicado de prensa.

La CTA reiteró esta semana que reclamará una recomposición salarial no inferior al 25 por ciento. Además de Wasiejko, Yasky se presentó a la reunión acompañado por los dirigentes Luis D'Elía, Edgardo Depetri y Roberto Baradel, entre otros.

Lo cierto es que los dirigentes se mostraron optimistas al término del encuentro. Yasky aseguró que antes del segundo trimestre estaría resuelta la suba en el mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias, según expresó en declaraciones a la prensa al término del cónclave. Desde la central destacaron que, si bien Tomada participó de diversos actos en la sede de la calle Piedras, es la primera vez que los visita "para una negociación de este tenor".

Otros reclamos de la CTA hicieron hincapié en la necesidad de llevar al Congreso la penalización del trabajo infantil –hay un proyecto del diputado Héctor Recalde que cuenta con media sanción de la Cámara de Diputados–, la extensión de las licencias parentales, una iniciativa para transparentar y alentar la participación interna en las elecciones sindicales y medidas que favorezcan la inserción laboral de personas que presenten algún tipo de discapacidad.

Finalmente, la CTA planteó su pedido de otorgamiento de la personería gremial y la "sanción de normas en consonancia con las observaciones formuladas por los organismos de control de la OIT", según precisó la cartera laboral. «

cómo es el proyecto

La propuesta de la CTA para aligerar el peso del Impuesto a las Ganancias sobre el ingreso de los trabajadores estable diversos escenarios alternativos, todos ellos con subas cercanas o superiores al 50% en lo que respecta al mínimo no imponible (MNI).

Según un documento recientemente publicado por el Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA), perteneciente a la CTA, si se pretende mantener el poder adquisitivo de 2008 considerando los valores hasta diciembre de 2012, el mínimo debería incrementarse un 49,4%, de tal forma que un trabajador soltero debería comenzar a pagar cuando su salario neto supere los $ 8636, mientras que el umbral para un empleado casado con dos hijos debería ascender a $ 11.945. En tanto, los investigadores de CIFRA indicaron que el aumento en el MNI debería ser de 70,3% si se actualizara considerando la evolución de los salarios de los trabajadores registrados hasta junio de 2012, y hasta un 84,5% si se toma una inflación anual de 23,5% para el corriente año. En este último escenario, un trabajador soltero comenzaría a tributar cuando su ingreso alcanza $ 10.666, mientras que un asalariado casado con dos hijos debería percibir al menos $ 14.752 para ser incluido en el tributo.

La idea de Hugo Yasky es que la presión impositiva sobre la cuarta categoría descienda del 20% actual a un porcentaje que ubicado entre el 5 o 9% de los asalariados, coincidente con otros países de la región, como por ejemplo Chile. Como contrapartida, desde la central sindical consideran la posibilidad de gravar otras fuentes de ingresos, tales como las rentas provenientes de actividades financieras y mineras.

Y en sintonía con la central obrera que conduce Caló establece que el impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría requiere una modificación “más profunda” que el simple aumento del nivel del mínimo, sino más bien una revisión de los tramos de ingresos (escalas) a los que se aplican los distintos niveles de impuestos fijos para lograr un mayor "potencial redistributivo".

Con respecto a este último punto, se propone la reducción de las alícuotas aplicadas a los tramos más bajos, partiendo del 6 o el 4% (hoy arranca en el 9 por ciento).

"Una actualización del impuesto a las ganancias en pos de una mayor progresividad no debería solamente contemplar un aumento del mínimo no imponible y de las escalas, sino que debería avanzar en una redefinición de las alícuotas marginales que pagan los diferentes tramos de ingresos y los montos del impuesto fijo", explica el documento.

Finalmente, el estudio agrega propuestas de actualización para el salario mínimo vital y móvil, las asignaciones familiares y la Asignación Universal por Hijo.

Comentá la nota