Ordenó la Justicia investigar a Caló

Es por una causa que implica a un abogado de la UOM

La Justicia ordenó investigar por supuesto lavado de dinero al jefe de la CGT oficialista y de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Antonio Caló, como coletazo de un viejo caso donde un abogado del gremio fue sorprendido llevando US$ 800.000 a Uruguay. El abogado Segundo Córdoba fue condenado ayer a 1,9 años de prisión en suspenso por los jueces Claudio Gutiérrez de la Cárcova, César Osiris Lemos y Luis Losada.

Córdoba declaró que desde 1987 hasta diciembre de 2008, una empresa de seguros pagó mensualmente a las autoridades de la UOM US$ 20.000 en compensación por las pólizas de vida y sepelios de los afiliados que eran contratadas en la aseguradora. La empresa era el Instituto de Seguros SA, del extinto Julio Raele, empresario de íntima confianza del también difunto caudillo metalúrgico Lorenzo Miguel.

"Pudiendo haberse aplicado en el mercado los beneficios económicos provenientes de tales conductas, se formulará denuncia por lavado de activos respecto de aquellas otras autoridades de la UOM que continuaron recibiendo aparentemente tales retribuciones entre 2009 y 2014", resolvieron los jueces. La investigación alcanza también a los dirigentes Juan Carlos Chumen, Lisandro Zapata, Aníbal Martínez y al resto del secretariado nacional y a las autoridades del Instituto de Seguros SA.

Córdoba fue demorado el 1° de agosto de 2011 en Buquebus porque en su BMW encontraron US$ 800.000. Ante la Justicia reconoció que eran ahorros de su trabajo en la UOM.

Declaró que todos los meses, "en prolijos sobres marrones", el Instituto de Seguros enviaba a la UOM el dinero para las autoridades del gremio y él. "Lo pacté con Lorenzo Miguel y Julio Raele, en su carácter de máxima autoridad del Instituto del Seguro. A partir de julio de 1987 percibí esos dineros como remuneración mensual, habitual y permanente, por mi actividad como abogado", declaró..

Comentá la nota