Otra jornada de angustia para trabajadores de cooperativas

El grupo de poco menos de un centenar de trabajadores de cooperativas volvió a apostarse poco después del mediodía de ayer en el acceso al edificio del Concejo Deliberante ya que veían nuevamente frustradas sus esperanzas de percibir el pago de haberes y ayuda financiera por un total de 3.500 pesos correspondientes al mes de noviembre.
Pese a que no causaron ningún disturbio, una veintena de policías se apostó en el edificio central de la comuna que se encuentra frente al del Concejo, aduciendo razones preventivas.

Cabe mencionar que inicialmente fueron los concejales Víctor Chamorro (UCR) y Juan Domingo Cabrera (FVS) quienes dialogaron con los manifestantes.

Ambos escucharon atentamente los reclamos de los trabajadores, entre ellos numerosas mujeres, e incluso intentaron comunicarse con el jefe de Gabinete, Osvaldo Cabrera, pero el accionar de los ediles se vio frustrado debido a que ese funcionario se encontraba en una reunión.

Cabe recordar que el intendente José Córdoba continuaba realizando gestiones en Buenos Aires, en tanto que del presidente del cuerpo deliberativo, Juan José Naves, nada se sabe desde hace dos días –según los dichos de Cabrera y Chamorro–, por lo que Juan Acuña Kunz (UCR) seguía a cargo del Departamento Ejecutivo.

“NI DE COTILLO NI DE CORDOBA”

Acuña llegó cuando los dos ediles citados en primer término se retiraban a sus despachos y les informó a los cooperativistas que seguía manteniendo contacto con referentes de Córdoba pero hasta las 15 no había novedades de la transferencia de fondos que debía hacer el gobierno provincial, según lo prometido el día anterior.

A todo esto, los indignados cooperativistas evaluaron que los ediles traen “más de lo mismo”, en clara alusión a que todos desconocen las fechas de pago y nadie les da la respuesta que ellos quieren escuchar.

Acuña les informó que él salió a dar la cara ya que se encuentra “al mando por una cuestión de poderes” y porque cree que “es humano acudir ante un problema social”.

Al mismo tiempo se escuchó a una mujer decir que “nosotros no somos ni de Cotillo ni de Córdoba. Solo queremos que se nos pague lo que corresponde porque somos trabajadores que nos ganamos cada peso de nuestro sueldo”.

Ante ello, el edil radical respondió que estaba de acuerdo con ese pensamiento, pero que él estaba a cargo de la comuna solo momentáneamente y que quienes en realidad debían haber solucionado ese problema eran Cotillo inicialmente y ahora Córdoba.

Avanzada la tarde, trascendió que desde distintas esferas gubernamentales se apelaría a fondos nacionales que recibe la provincia en concepto de coparticipación federal a fin de solucionar este problema que es apenas una ínfima parte de la crisis financiera que afronta el gobierno de Santa Cruz y repercute en todos los municipios.

Comentá la nota