Otra vez la línea B de subtes anduvo mal y se repitieron los incidentes

Otra vez la línea B de subtes anduvo mal y se repitieron los incidentes
Un grupo de pasajeros increpó e insultó a trabajadores en la estación Los Incas y tuvo que intervenir la Policía.

La línea B de subtes terminó una vez más con incidentes otro día en el que las demoras y los inconvenientes generaron mal humor y quejas de parte de los usuarios, algo que se repite desde hace casi un mes, cuando se inauguraron las estaciones Echeverría y Juan Manuel de Rosas. Pasadas las 19, una formación se quedó en la estación Los Incas y al bajarse, varios pasajeros, como ya había ocurrido, comenzaron a insultar a un grupo de trabajadores que, según trascendió, habrían reconocido como metrodelegados. Testigos dijeron que los trabajadores debieron refugiarse en la boletería. Como la gente no se calmaba y comenzó a golpear los vidrios, tuvo que intervenir la Policía, que unos minutos después logró disipar la protesta.

El servicio tuvo inconvenientes desde temprano por un desperfecto en un cambio de vías en la estación Juan Manuel de Rosas, según se informó. Aunque por momentos los trenes hicieron el recorrido completo, en toda la jornada casi no llegaron a las nuevas estaciones. Esto, sumado a las demoras que son moneda corriente en la línea, fue incrementando el malestar de la gente.

“Chorros, vagos”, gritó un grupo de usuarios contra los trabajadores en las boleterías de Los Incas. También hubo insultos contra el jefe de Gobierno, Mauricio Macri.

Anoche había trascendido que uno de los metrodelegados agredidos fue Claudio Dellecarbonara, delegado de la línea y candidato a senador por el Frente de Izquierda. “A esa hora estaba en Rosas”, le dijo Dellecarbonara a Clarín. “Lo que está pasando es algo que nosotros dijimos que iba a pasar. Las estaciones se inauguraron de forma apresurada y como hay desperfectos se interrumpe el servicio”, relató. Y agregó: “La gente se enoja con los trabajadores porque el servicio es malo, pero nosotros no tenemos la culpa”.

Los pasajeros manifestaron su indignación en las redes sociales. En Olleros hubo un tren detenido durante 35 minutos, contó una usuaria, y otro pasajero agregó que estuvo dos horas en un tren que partió de Alem y llegó a Lacroze luego de hacer paradas de 15 minutos en algunas estaciones.

Rosas y Echeverría fueron inauguradas el 26 de julio, en plena campaña para las elecciones primarias. Los metrodelegados habían denunciado fallas de seguridad. Desde Metrovías y la Ciudad las desmintieron y la Justicia desestimó dos recursos de amparo al respecto. Sin embargo, los trabajadores se negaron a llevar los trenes hasta las nuevas estaciones. Luego, la discusión se estancó en el cronograma de trabajo. Como la línea sumó 1,6 km, también se agregó tiempo en las vueltas. Tras siete reuniones, la semana pasada se acordó un diagrama de emergencia por 15 días, que incluye cambio de conductores en Lacroze, lo que genera más demoras.

La gente, cansada, siente que la línea B nunca funciona bien. Anoche, tras los incidentes, el servicio comenzaba a normalizarse entre Alem y Los Incas, aunque hasta última hora hubo demoras. Según fuentes de Metrovías, se trabajaba para poder brindar el recorrido completo desde hoy.

Comentá la nota