Otra postergación para la paritaria del subte

El secretario adjunto de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (AGTSyP), Néstor Segovia, confirmó que "no hubo acuerdo" en la reunión que mantuvieron con representantes del gobierno porteño y Metrovías, aunque informó que la negociación se reanudará "el próximo lunes". No obstante, no descartó que concreten nuevas "medidas de fuerza", pero aclaró que esa decisión se tomará en asambleas de trabajadores.
"No avanzamos en nada, estamos como en los primeros días de agosto cuando empezamos a discutir la paritaria y lamentablemente la empresa Metrovías puso en marcha las maniobras de decir que si no se sienta SBASE, no hay plata", expresó el delegado luego de la reunión que se concretó al mediodía y retomó la discusión que ya había fracasado la semana pasada, debido a que la concesionaria aduce problemas financieros como consecuencia del frustrado traspaso del servicio de la órbita nacional a la Ciudad.

Los trabajadores del Subte, que en agosto pararon el servicio durante diez días consecutivos, reclaman un incremento salarial del 28 por ciento, retroactivo a marzo, al tiempo que denuncian irregularidades en diversas áreas de Metrovías, entre ellas una maniobra que apunta a desalentar el reclamo gremial.

"Somos rehenes de la actitud de Metrovías. Los trabajadores vamos a hacer asambleas en todos los sectores para ver cómo continuamos, porque el próximo lunes a las 14 tenemos una nueva audiencia. También queremos que la empresa deje de hacer maniobras dolosas contra los trabajadores", agregó.

La salida al conflicto "sólo depende de que Metrovías defina la discusión salarial, porque nos faltan sólo tres meses para empezar a discutir la nueva paritaria. Dicen que no tienen plata, y ahora quieren pedírsela al gobierno de la ciudad, pero hace poco se depositaron 128 millones de pesos y no sabemos qué sucedió con esos fondos", añadió.

Por otra parte, denunció también que la concesionaria está premiando con 3 mil pesos a "trabajadores adictos a la empresa, con la condición de que paren ni se sumen a los reclamos. Si la empresa hace esta discriminación, entonces quiere decir que tienen plata. Y si no se sientan a discutir, están rompiendo la paz social".

Comentá la nota