Otra vez, problemas en Autobuses Santa Fe derivan en paros sorpresivos

Otra vez, problemas en Autobuses Santa Fe derivan en paros sorpresivos

Ayer cinco líneas de la empresa santafesina paralizaron momentáneamente sus servicios. Reclaman mayor seguridad para los choferes que conducen de noche, y mejores condiciones de trabajo en las puntas de líneas.

Como si fuera una película repetida, los problemas operativos y administrativos que denuncian los trabajadores en la empresa Autobuses Santa Fe sumado a los reclamos de mayor seguridad para los choferes, derivaron en paros sorpresivas de algunas líneas. 

A primera hora de la mañana de ayer, usuarios de los 40, 43 y 45 se enteraron en las paradas que los colectivos no pasarían hasta nuevo aviso debido a una asamblea que se estaba desarrollando en punta de línea de barrio 20 de Junio. Allí los choferes pedían mayor seguridad para los conductores que trabajan de noche debido a dos hechos violentos que tuvieron lugar arriba de las unidades el fin de semana. 

Por eso, durante algunas horas las tres líneas estuvieron paralizadas. La medida se revirtió cuando delegados y miembros de la conducción gremial de la UTA fueron recibidos por la Policía de Córdoba para intentar, una vez más, acordar un esquema de trabajo conjunto que garantice seguridad a los choferes. 

Martín Avendaño, representante de los trabajadores, explicó que en la reunión se planteó la necesidad de incrementar la presencia policial en determinadas zonas, como el sector oeste de la ciudad por ejemplo. La Policía, según dijo, se comprometió a disponer de más efectivos en los barrios acordados por donde circulan las líneas “más vulnerables”. 

“Sin embargo, hay un problema y es que la Municipalidad mantiene una deuda con la Policía por los adicionales y eso podría generar algunos inconvenientes”, agregó. De todas maneras, Avendaño aseguró que, por ahora y por ese motivo, no está prevista una nueva medida de fuerza.  

Distinto es el caso de lo que ocurre en otras líneas. Ayer en horas de la tarde, los 70 y 74 también se vieron afectados producto del reclamo de los choferes por mejoras en la infraestructura de la punta de línea ubicada en barrio 1º de Mayo. 

Según la UTA, en horas de la mañana hubo una inspección del Ministerio de Trabajo donde se constataron distintas irregularidades edilicias del lugar por lo que se instó a la empresa a garantizar las condiciones laborales en ese predio. El titular del sindicato de los choferes, Ricardo Salerno, recordó que “hace más de un mes que estamos reclamando por cómo está ese lugar. La empresa no acusa recibo y no modifica nada de nada”. 

Además, por su parte, los delegados señalaron que siguen los problemas administrativos como por ejemplo, pagos irregulares a las obras sociales y a la ART. “Esto genera que los compañeros no tengan cobertura médica ni laboral, pese a que a nosotros los descuentos se hacen rigurosamente cada mes. La verdad que cada vez tenemos más problemas con esta gente”, dijo uno de los empleados. 

Por estas irregularidades, los trabajadores no descartaron nuevas medidas de fuerza.  

Comentá la nota