Otra protesta de taxistas y remiseros

Otra protesta de taxistas y remiseros
El sindicato que los agrupa reclama la regularización de los choferes que trabajan en la ilegalidad.
Los trabajadores nucleados en el Sindicato de Conductores y Trabajadores Afines de Salta (Sicotasa) se movilizaron en la madrugada de ayer y a las 6 cercaron todos los accesos a Casa de Gobierno.

En realidad el cerco estuvo dado por los retenes policiales, que con gran cantidad de efectivos cuidaban el edificio del Grand Bourg.

La idea que había ganado consenso en la asamblea era que el secretario general del sindicato, Ernesto Alvarado, intente lograr una audiencia con el ministro de Economía, Infraestructura y Servicios Públicos, Carlos Parodi. El objetivo de la reunión habría sido entregar un petitorio de los trabajadores con el reclamo puntual de buscar un camino para la regularización de los choferes que trabajan en la ilegalidad y que las agencias de remises no cobren la renovación de los contratos de los conductores. Sin embargo, nadie los atendió por lo que los trabajadores se quedaron en la calle esperando la recepción de las autoridades provinciales, sobre avenida San Martín, avenida Libertador y avenida Los Incas, impidiendo el paso de autos particulares y colectivos.

Parodi no apareció, y recién a las 11 salieron a la rotonda de la entrada al Centro Cívico el secretario de Servicios Públicos, José Ramírez, y el presidente de la Autoridad Metropolitana de Transporte, Gustavo Serralta. En la calle recibieron el petitorio de los trabajadores y se descomprimió la tensión en la zona.

El conflicto se trasladó al Centro Cívico Municipal, donde dejaron otro petitorio, con las mismas consignas, al jefe del Gabinete comunal, Roque Mascarello.

“Es un disfraz”

El titular de la AMT, Gustavo Serralta, dialogó con El Tribuno y dijo que el petitorio es un “disfraz” que utiliza Sicoata para conseguir 300 licencias para sus remises truchos. “El petitorio es para que los remiseros que no están autorizados por el Gobierno puedan trabajar con una especie de permiso provisorio para ejercer su trabajo”, dijo Serralta. Agregó que para que le den las licencias que piden hay que cambiar toda la forma de entrega.

Comentá la nota