Pablo Micheli: “No es verdad que el maestro falta mucho”

Pablo Micheli: “No es verdad que el maestro falta mucho”
Amable y preciso. El secretario general de la Central de Trabajadores Argentinos disidente, Pablo Micheli, eligió la capital salteña para reunirse con representantes sindicales del NOA de cara a las elecciones de la CTA de mayo próximo. Se empapó de la situación social que viven los trabajadores a nivel regional y anticipó que en abril realizarán una nueva jornada de paro y movilización. A nivel nacional, la CTA tiene 1,2 millones de afiliados, de los cuales un 10% son maestros.

¿No cree que crean malestar social con tantas protestas?

A nadie le resulta cómoda esta situación de tener que llevar las cosas al punto donde están: paro, movilización conflicto, no inicio de clases. Cómo nosotros vamos a estar felices con que los maestros estén de paro, por ejemplo. Su vocación es enseñar a los chicos. Tienen amor por la labor que realizan, se estresan y angustian por el hecho de no poder hacerlo por esta situación, pero tampoco pueden vender la dignidad. Cómo van a aceptar un salario de 4.000 ó 3.500 pesos. Ellos tienen a cargo la formación del futuro de la Argentina.

Los que deberían preocuparse y no generarle malestar al pueblo son quienes gobiernan.

Piden un 35% de aumento y los gobiernos apenas si llegarán al 30, ¿hasta dónde cree que se puede tensar la cuerda?

Fuimos los primeros en plantear el 35%, pero lo cierto es que el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica, aliado incondicional de la Presidenta, teóricamente sería quien primero tendría que aceptar la pauta oficial. Sin embargo la rechazó porque el plenario de delegados de la UOM ha rechazado ese 30%.

No es un problema de los dirigentes sindicales decir: “aceptemos menos así no nos enojamos con el Gobierno nacional”. No es verdad que aceptar una pauta salarial igual a la inflación, o sea 35%, es poner en riesgo la estabilidad en Argentina. La estabilidad se pone en riesgo cuando un gobierno hace cosas para que los trabajadores pierdan poder adquisitivo, como por ejemplo la devaluación. En dos meses que van del año hemos llegado al 10% de inflación.

¿Ustedes tienen un estudio de la inflación?

Sí. Nos da el 6% en febrero y el 4,7% en enero, casi llega al 11%.

¿No piensa que en un momento de crisis hay que privilegiar las fuentes de trabajo?

Siempre hay que privilegiar y defender las fuentes laborales, porque un país sin trabajadores no tendría desarrollo de la industria ni generación de riqueza ni los trabajadores empleo. Siempre hay que cuidar el trabajo, pero no resignando otros derechos. Eso sería una dictadura, no una democracia.

Quienes tienen que resignar privilegios y no derechos son los que han acumulado ganancias monumentales, que han sido los empresarios y el Gobierno también, porque la economía ha crecido el 9% anual durante 10 años.

En un país que produce alimentos para darle de comer a 400 millones de habitantes, ¿cómo es posible que tengamos crisis, 13 millones de pobres y chicos desnutridos? ¿Cómo se explica que haya salarios tan miserables que no lleguen, en promedio, a los 500 dólares?

¿Por qué los docentes rechazan los tres pagos por presentismo?, ¿no es anticiparse a que van a faltar?

Son artilugios del Gobierno frente a una negociación paritaria, al igual que lo que está planteando Mariotto: declarar a la educación servicio esencial para que en los paros deban dejar guardias mínimas en las escuelas. Imagínese tres maestros por 700 pibes. Yo papá, me muero del espanto. No debería permitirse.

Lo mismo pasa con el presentismo. Son 160 pesos por mes, es una burla. Si mañana un maestro tiene que faltar porque se le enferma un hijo, pierde el presentismo.

No es verdad que el maestro falta mucho, ellos trabajan más de la cuenta; en la escuela y después en sus casas corrigiendo, preparando los insumos que tienen que llevar y que el Estado no les provee.

¿Cómo ve la educación en la Argentina?, ¿perdió calidad?

Mal. Si no se paga salarios dignos a los maestros, no se provee de insumos, los argentinos no podemos tener una educación de calidad.

Si el Gobierno pone más plata en subsidiar a la escuela privada que en sostener la escuela pública, pasa lo que está pasando en el país: 330 mil chicos dejaron de ir a la escuela pública en los últimos 10 años. Es un dato grave.

Comentá la nota