Palabras cruzadas entre Caló y Moyano

Palabras cruzadas entre Caló y Moyano
El metalúrgico retrucó las críticas del titular de la central opositora. “No voy a dar por el pito más de lo que el pito vale”, dijo. Explicó, por otro lado, que el paro de ayer de su gremio fue por “una discusión con una rama de la UOM para corregir el salario”.
La unidad de la CGT está muy lejos. El secretario general de la CGT oficial, Antonio Caló, reiteró que ponía “a disposición la renuncia por la unidad del movimiento obrero”, poniendo como condición que “ellos también”, chicaneando al camionero Hugo Moyano y al gastronómico Luis Barrionuevo que lo trataron de “sumiso” ante el gobierno nacional a pesar del paro nacional que los metalúrgicos realizaron ayer. Por otro lado, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria por cinco días en el conflicto que paralizó las plantas siderúrgicas y que Caló dejó en claro que “no tiene nada que ver con la marcha” que el sindicalismo opositor hará hoy a Plaza de Mayo.

“Tenemos muy poco que ver con esa gente. Se la pasan agrediendo y ponen la unidad del movimiento obrero muy lejos”, señaló a Página/12 un dirigente de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM) luego de que Moyano saliera a hacer declaraciones sobre su voluntad de unidad. El camionero había señalado que “algunos muchachos se están dando cuenta de que no pueden seguir sumisos y recibiendo órdenes del Poder Ejecutivo, porque no da respuesta”, enviando el insulto directamente hacia el dirigente metalúrgico intentando asociar el paro de la UOM con la movilización a Plaza de Mayo que realizará hoy su sector junto al de Barrionuevo.

Moyano decidió fracturar la CGT luego de que la mayoría de los gremios adheridos a la central sindical le anunciaran que no lo apoyarían para un tercer mandato. El camionero mantuvo el perfil “personalista” que le adjudicaban los dirigentes sindicales mientras se mantuvo al frente de la CGT durante dos mandatos completos a pesar de las críticas y los roces que provocaban al interior de la central. En rigor, nunca tuvo una alta aceptación entre sus pares por la disputa de afiliados que sostuvo su gremio, en los que logró el traspaso de sindicatos como Comercio y Lavanderos, entre otros. Otra de las críticas que lo llevaron a perder el acompañamiento y apoyo interno en la CGT fue que lograba más beneficios para su gremio que para el movimiento obrero utilizando la representación cegetista. En ocasiones anteriores, Caló ya había ofrecido su renuncia si el camionero hacía lo mismo, aunque hasta ahora Moyano no dio respuesta.

“Ahora resulta que si estás con ellos sos un fenómeno, pero si no estás con ellos sos una mala persona. Eso no es así. Yo tengo otros códigos”, aseguró el dirigente de la CGT oficial, chicaneando a Moyano y sus aliados. El metalúrgico agregó que ante “los agravios de los demás compañeros, yo siempre lo dije: no voy a dar por el pito más de lo que el pito vale”, descartando entrar en el juego propuesto por la CGT disidente. El dirigente camionero había apuntado que siempre tenían “como objetivo la unión del movimiento obrero”, y reiteró que “cuando esto se agote, se den cuenta de que no tienen destino al lado de los funcionarios, creo que ahí va a venir la discusión y vamos a priorizar la necesidad de estar unidos”.

“¿Parece que tengo ganas de sentarme de hablar de unidad?”, fue la respuesta de Caló después de escuchar las palabras de Moyano. El camionero suele utilizar los calificativos de “aplaudidores” para los dirigentes que no lo siguieron en su cruzada personal, a la que agregó “sumisos”. El trasfondo de la discusión se dio mientras Caló realizó la jornada de paro lanzada ante el incumplimiento de las empresas del sector a garantizar el acuerdo alcanzado en la negociación paritaria que llega casi al treinta por ciento de aumento. El conflicto estaba pausado por la conciliación obligatoria que venció el lunes, por lo que ayer se cumplió con la medida de fuerza. El Ministerio de Trabajo dictó la prórroga de la conciliación obligatoria anoche por cinco días para que sindicalistas y empresarios se sienten a negociar e intenten llegar a un acuerdo.

“Las empresas están sin actividad, exceptuando las tareas esenciales que no pueden parar. Vamos a acatar la conciliación obligatoria, como corresponde, siempre lo hicimos”, aseguró Caló. “Este paro no tiene nada que ver con la marcha de mañana (por hoy). Es una discusión con una rama de la UOM para corregir el salario”, agregó para no dejar dudas ni permitir que las declaraciones de Moyano emparentaran los reclamos de su gremio en el sector siderúrgico con la marcha de hoy de Moyano y Barrionuevo.

Comentá la nota