Palazzo: "Va a ser una paritaria muy difícil"

El jefe de los bancarios llevó sus inquietudes a la cita de Bragado
Rara avis del mundo gremial, (o del radicalismo, según desde dónde se lo mire), el jefe de La Bancaria, Sergio Palazzo, participó ayer de la reunión de la UCR que se hizo en esta ciudad y volvió a dar muestras de su capacidad para hacer equilibrio.

Ante un centenar de dirigentes y militantes, el radical, un ex moyanista que en los últimos meses se acercó a la Casa Rosada, combinó las críticas y los elogios al Gobierno con el apoyo a la UCR para 2015 y la defensa del modelo sindical.

"Va a ser una paritaria difícil", dijo cuando promediaba su discurso. Su gremio es uno de los que acordaron una suma fija a cuenta de la paritaria, que se postergó para marzo. Sin embargo, rechazó el reclamo de Hugo Moyano de que todos los asalariados reciban $ 3000 como compensación por la inflación antes de sentarse a negociar. "El reclamo no puede ser uniforme. Hay empresas que no pueden pagarlo y tenemos que cuidar el empleo", argumentó. No obstante, advirtió que "los trabajadores no pueden volver a perder frente a la inflación" y pidió cambios en el impuesto a las ganancias.

"Aunque sé que no es políticamente correcto en este ámbito quiero reconocer algunas cosas buenas al Gobierno", dijo a continuación. Destacó la restitución de las paritarias, la "política de desendeudamiento" y los cambios en la Corte Suprema.

Enseguida criticó "la falta de diálogo" y lanzó: "El Gobierno tiene que entender que hay un final de ciclo".

Sobre la democratización sindical, fue tajante. Defendió la necesidad de tener "gremios fuertes y poderosos", rechazó la proliferación de sindicatos en una misma rama de actividad, y opinó que "alcanza con eliminar las restricciones" para ser secretario general, que hoy son muchas, para democratizar la vida gremial. Eso sí, se despidió con una frase para sus correligionarios: "Ojalá el próximo presidente sea un radical", se ilusionó.ß.

Comentá la nota